Lecturas Murcianas

EUGENIDES EL GRANDE

Modo mariculta on:

Si tener un dire favo es complicao, tener un escritor favo lo es aún más. Nos referimos a un escritor vivo, que aún esté haciendo su carrera y que tenga que pasar una revalida cada vez que escribe una novela nueva, porque esto es asín; un escritor vale lo que vale su último libro. Durante años, hemos ido variando nuestra lista de los que más nos gustan, porque de pronto escribían un horror y claro, se nos quitaban las ganas de ser fans. La única que ha conseguido mantenerse en esa lista y reinar es, por supuesss, la Matute ( la entrada que le dedicamos, aquí)Asín, dos de nuestros escritores favos nos tienen bien negros, porque sus últimas novelas han sido pa darles de collejas.

David Leavitt ( su entrada correspondiente) escribió “El contable hindú”, una novelaca de tropecientas páginas sobre la historia ( real y verídica como la vida mesma) de un genio de las matemáticas, autodidacta y emigrado a la Inglaterra universitaria de principios del siglo XX. Se llamó Ramanujan:
math2

La novela hará las delicias de los de ciencias, porque está llena de teoremas, algorritmos, explicaciones metafilosóficomatemáticas y cosas asín; osea, que si tienen a un novio del gremio, ya saben que regalarle. Además, nadie podrá discutir la destreza técnica que a estas alturas de su carrera ha conquistao Leavitt; escribe cojonudamente, oiga. Y luego está la labor de documentación, que es, directamente, un trabajazo de impresión.

elcontablehindu

Pero…Porque hay un pero, claro; el libro nos resultó taaaan, pero taaan frío…Como las matemáticas…Y sobre to, tan fría como el prota, ( G. H. Hardy) otro matemáticos que existió en realidad y cuya flema británica y su mariquitismo reprimío es de tal autismo que nos resultó imposible empatizar. Ni un pelo de punta, ni un tener que detenerse porque no puedes seguir leyendo del gustazo. Al contrario; nos pasamos las seiscientas y pico páginas esperando encontrar la razón por la que Leavitt había escrito esa novela pero nunca llegó.

Y pa qué hablar de la última de Amelie Nothomb (sí, también le dedicamos una entrada) En”Matar al padre” se vuelve a demostrar que la escritora belga se encuentra en pleno síndrome Woody Allen, también conocido como la enfermedad de Ralf Kooning; es imposible hacer argo bueno si editas una obra cada año. Puede que en su momento, al principio, el vigor creativo diera de sí, pero cuando uno ya ha creado munchas historias, la cosa se agota, y vaya si se nota en “Matar al padre“, que de las traducidas es la última pero en Francia ya tiene editada la siguiente( menudo ritmo lleva la japuta).

Amelie-Nothomb-matar-al-padre

La cuestión es que la historia de dos magos que entran en competencia cuasipaternal es una gran idea ( la cabrona las tiene, y munchas, además), pero comete el mesmo error que ha cometido en multitud de ocasiones; un final con ganas de epatar ( a lo Shymalan, que tiene cojones la cosa) que resulta atropellado, torpe y burdo; como si en la editorial le hubieran dicho que tenía que acabar el libro ya y lo hubiera hecho en media hora. Amelie, chacha, tomate un año sabático que estás tirando tu grandísima carrera por el inodoro. O mejor una década. Nos lo debes a tus fans…¡¡Una novela buena, pijo!!

Asín, como comprenderán, estabamos cuasi huerfanos literariamente hablando. Hasta este verano, que nos hemos leído la tercera novela de arguien que nos ha ido ganando poco a poco y ya podemos decir que sí, que semos fans. Y gritarlo a los cuatro vientos, que se sepa, porque ponernos paliceros y contárselo a to er mundo es una de las cosas que hacemos al reconocernos fans y escribir:

AMAMOS a Jeffrey Eugenides sobre todas las cosas. Que grande es este tío. Tres novelazas buenísimas, y si la primera ya era güena, ha ido creciendo hasta llegar a la última, que es un novelon MARAVILLOSO. “Las vírgenes suicidas” nos encantó y le hubieramos dao de tortas a Sofia Coppola con la adptación que hizo en el cine, ese anuncio de colonia larguíiiiiiisimo. “Middlesex” es una puta maravilla y cualquiera que la haya leído, nos dará la razón. Ya la biografía de Calíope Stephanides, un hermafrodita que se va descubriendo poco a poco como un error de la naturaleza, es suficientemente apasionante como pa sostener el libro ( que ternura, que delicadeza pa contar hasta lo más escabroso). Pero es que encima la reconstrucción de las distintas épocas y ambientes que relata este señor lo hacen merecedor de tos los premios que le dieron en su momento, que se los llevó todos, incluído el Pulitzer. Acostumbraos a la mediocridad literaria que arrasa en ventas, aún nos parece increíble que un libro de tanta calidad vendiese millones.

Middlesex_novel

Y asín, casi una década despues, llegamos a “La trama nupcial“; UNA PUTA MARAVILLA. Que novelón, cómo nos ha gustao, que montón de cosas nos ha hecho sentir y que grandísimos personajes. Este hombre es capaz de crear unos personajes tan vivos que es imposible no amarlos, en este caso a los tres protas, y eso, miratúpordonde, es un problema porque te implicas y sufres. “La trama nupcial” es la historia de un triágulo amoroso ; tres personajes que acaban la universidad y se enfrentan a la vida adulta, enamorados entre sí y marcados por la novela amorosa del siglo XIX, que es a la que hace un homenaje Eugenides, actualizandola. Ese mismo homenaje hace que sepas que el amor entre esos tres está condenado al fracaso, como una maldición, como un castigo de los dioses. Madeleine, Leonard y Mitchell son tres monumentos a la buena literatura, tres personajes a los que acabas amando y por los que serías incapaz de elegir a uno o tomar partido, porque los tres, al acabar la novela, han pasado a formar parte de tu vida. Pa colmo, tiene uno de los finales maaaaaaas bonicos y emocionantes del mundo, y anda que no era complicao acabar la novela manteniendo el tipo.

Hay que aclarar que los primeros capítulos no acaba de enganchar, pero no desistan, denle varias oportunidades porque si de verdad aman la literatura, la buena literatura, amarán este novelón sobre todas las cosas. La historia está enmarcada en los ochenta y eso, visto desde la era de las desconexion imposible, de los grilletes sociales y del guasap instantaneo, se nota, porque…¿Saben qué? A los tres protagonistas les da tiempo a pensar.
También es una de las narraciones más lúcidas que hemos leído sobre los efectos de la locura, y esta vez no nos referimos a la locura de amor; nos referimos a la clínica, la enfermedad mental que arrasa y hunde a quien la padece y a quien tiene alrededor; el detallismo es tanto que es imposible que no se te haga un nudo en la garganta porque…¿Quién está libre?¿Cómo superarlo?¿Es posible salir a flote sin tantas secuelas que ya no podrás vivir en paz?

latrama
No se la pierdan por na del mundo; la van a disfrutar con locura.
Pa nosotros ya es el mejor libro de 2013.

Si nos recomiendan el libro último que más les ha gustao este año, no saben lo felices que nos harán.

NUESTRO LIBRO FAVORITO DEL 2012

¿Saben?
Nosotros también nos autocensuramos.Paece que no nos achantamos con na, que nuestro yerro no se enrobina por muncho que se moje, pero sí, lo reconocemos; nos autocensuramos.
Y les ponemos como ejemplo esta entrada que ahora mesmo les vamos a endosar, que debería haber salido hace como dos meses, pero buscando siempre la risa y deseando ser el blog más conocido en este pico esquina de la galaxia que nos de dinero, fama, y munchos sobres, la hemos ido dejando y ya ven ustedes, si nos descuidamos, llega el verano y ponemos la entrada del mejor libro que nos hemos leído en toooodo el 2012. La cosa tiene cojones, porque en nuestros ratos libres, seguramind a lo que más tiempo le dedicamos del total es a leer, pero por munchos años que pasen, siempre nos dará una leve impresión de que escribir sobre libros sea veneno pa la audiencia, de que a la gente no le interesa… Pero esto se acabo. Con lo que disfrutamos esta maravilla hecha papel de entre to lo que hemos leído, que ha sido muncho, variado y distinto, el que más nos ha gustao sin duda ha sido…

el lector-de-julio-verne

EL LECTOR DE JULIO VERNE

Sorprendentemente, nos congratula (palabra repelente donde las haya, pero angún sinónimo tendremos que usar ¿No?) munchísimo comprobar que otros lo ha sentido igual que nusotros y nos alegramos güevo y medio.
Por ejemplo, los internautas de El País.
O los oyentes del programa “Ojo crítico”

La Grandes está escribiendo (en una labor que casi nos parece de titanes) cinco novelas en un ciclo que ella llama “Episodios de una guerra interminable” y que si las cosas van a este ritmo, debería estar acabada para, pásmense, el 2020/2025. Dice la Grandes que todas estas historias nacieron de su investigación para una novela de la que ya hablamos aquí y que nos dejó tan tocados como flipaos, de hecho, la consideramos uno de los libros más importantes escritos en castellano que en el último medio siglo; El corazón helado ( a frases epatantes no nos gana nadie, no dirán que no). También comenta que pese a la tragedia de la posguerra y la limpieza ideológica que supuso el franquismo, quiere buscar historias que trasmitan esperanza y un punto optimista entre tanto drama.
También dice haberse inspirado en los “Episodios nacionales” de Galdós y claro, escuchándola decir eso, uno siente la punzada de la pretenciosidad, pero no hay porque temer; tras “Inés y la alegría” y ahora este del que les hablamos, está claro que esta mujer ha llegado pa cambiar el curso de las letras castellanas y convertirse en alguien importantísimo y que haga historia.
Que se considere heredera de nuestra amada, idolatrada y reverenciada Matute y sea una de sus más fervientes defensoras, no extraña, al menos a nosotros
Lenjos, muy lenjos quedan esos días donde considerábamos a Almudena Grandes una escritora correctita sin más, con momentos brillantes pero sin terminar de redondear sus novelas y con pelín de chiripa por haber conseguido que le publicaran “Las edades de Lulú” una novela erótica que nunca consideramos pa tanto ( viendo la que montó en ventas a nivel internacional) y que era un poco el antecedente de ese horror hecho tochaco llamado “50 sombras de Grey” pero con bastante más injundia y gracia.
Entontal; que viendo su trayectoria y progresión, podemos decir que Almudena Grandes es de las escritoras que se lo ha currao y sudao hasta el infinito pa llegar donde está; sin tener un talento nato indiscutible ( sus primeras novelas, las “sentimentales” nunca nos dejaban trastornaos) ha ido creciendo hasta hacerse gigante, enorme, inabarcable.

¿De qué va “El lector de Julio Verne“? Pos es una historia de la postguerra, sí; no pensamos justificar ese aspecto porque lo hemos comentao cienes y cienes de veces; la guerra civil y la posguerra NO ES UN GÉNERO. Quién no entienda que lo que importa es la historia que se cuenta y en realidad la postguerra es un marco es que es un lector de pacotilla y ball point.
Más bien nos encontramos con una novela de aventuras muy cercana a La isla del tesoro ( en espiritu, ojo, que nadie se lo tome de manera literal) donde un chaval empieza a madurar debatiéndose entre la moralidad de los supuestamente buenos y los supuestamente malos. Que Nino, el prota, viva en una casa cuartel de la Guardia Civil es importantísimo para que conozcamos porque un niño que presuntamente debería haber tomado el camino de la derecha, al final, tome el de la izquierda. La novela comienza como un relato costumbrista donde “Cencerro” un bandolero-maquis de la sierra de Jaén es casi un héroe mítico al que nadie conoce pero todos reverencian.
Ojito que las primeras páginas, con el lío de nombres, apodos y personajes, se puede hacer uno la picha un lío y minusvalorar esta historia pensando que es una croniquilla bien contada y chim pun. Hay que ser paciente, y seguir leyendo, porque una vez que la cantidad de personajes está fijada, la trama se va fijando y…¡¡Voilá!! Salta la magia, y atención porque los pacientes tendrán su recompensa; el final ( las 20 páginas finales, un orgasmo que parece no acabarse nunca) es una PUTA MARAVILLA INCREÍBLE. El panzón de llorar que nos metimos fue de órdago. Que shock…Pero no teman, porque la Grandes tiene razón; es una final lleno de esperanza, de alegría, de emoción, y de muncha ( necesaria, importantísima, prioritaria) justicia poética. Porque a veces la ficción debe poner las cosas en su sitio, y no, no será una mentira; es literatura. Antes de llegar a ese final, podemos disfrutar ( o sufrir, más bien) hasta que punto el franquismo sirvió pa llenar las vidas de millones de españoles de miseria, de traiciones, de salvajismo y de violencia, pero ojo, en el lado de los ganadores y en el de los perdedores.
El argumento está basado en una historia real que le contó un íntimo amigo de la Grandes, osea, que el Nino ( tan tierno, tan puro, tan personajazo) de la novela, existió, y eso aún pone más los pelos de punta. Nino, el personaje, tiene lo que cualquier aficionado a la lectura desde bien joven reconocerá porque ha sentido en sus carnes; la dependencia y la absoluta ansiedad al descubrir un placer tan grande como los libros, esa fiebre salvaje que te viene entrando en la adolescencia y que ya nunca te abandonará de por vida. Bendita sea ( frase pa acabar de lo más melodramático, no dirán que no).
¿Ustedes se acuerdan de cual fue el primer libro que leyeron?

Enconmientras, no se lo piensen y echenle una lectura a “El lector de Julio Verne” que no se van a arrenpetir; volverán a recordar porquie la lectura puede dar tanto placer mientras te desborda y sobre todo, te cambia un poquico; es como si ya no volvieras a ver igual la vida. Ese buen sabor tan placentero dura durante días y días ¿Cuanto tiempo hace que no sienten eso? Pos con “El lector de Julio Verne” lo tendrán al alcance de la mano.
Palabra de murcianos.

¿Y el libro más chulo que se han leído últimamente?
Venga, que estamos necesitaos de recomendaciones

CARTA AL REY…DE LAS MULETAS

¡Y seguimos con la programación navideña!
Y no hay nada más navideño que los reyes, fíjate.
Se acaba de editar un libro con caracter concienciador y hecho pa los críos con la sugerente portada y el sugerente título de…

Pero claro, viendo un material tan aprovechable para echar un poco de zumo de limón hecho letras, no queríamos perder la oportunidad de que ustedes descargen aquí todas sus frustaciones aprovechando que la peña empieza a estar un poco hasta el papo de cómo se lo está montando la monarquía en época de crisis, y mas tras conocerse una fotillo de lo más esclarecedor.
Entontal; queríamos proponerles qu maquinaran y escribieran aquí un argumento pa este libro, uno basado en las circunstancias que atravesamos, porque evidentemind, el argumento original nos la trae un poco al pairo.
Siempre nos dejan ustedes impresionaos con su gracia y maestría pa estas cosas, asíNque de más está decir que esperamos lo putísimo mejor.
Como además va a estar aquí tooooodas las navidades, tienen tiempo a que les llegue la inspiración.
Vamos a estar aquí cada minuto, preparados para el orgasmo de la risa que seguro que viene de mil maneras.

EL ROMANTICISMO DE LA MEMORIA CELULAR

BASADO EN HECHOS REALES
(¡Qué ganas teníamos de poner la frase de marras aquí!)

Hoy nos vamos a poner metafísicotrascendentales, no será que no les avisamos, pero entiendan que es la única manera de poderles contar una historia tan tremenda y peliculera que si nos la hubiéramos inventao, nadie se la creería y nos acusarían de retorcidísimos y rebuscaos. Siencambio, por muNcho que no den crédito, es una historia real. Es la historia de Charlotte Valandrey, una mujer francesa que tuvo unos inicios en el mundo del cine bastante exitosos ( ganó un oso de plata en Berlín) hasta que se supo que era seropositiva y su carrera se fue a garete. Tuvo suerte, de todas maneras, porque el virus no dio la cara hasta años más tarde, cuando ya había una medicación para controlarlo, aunque su organismo empezó a fallarle, sobre todo el corazón. Tras varios infartos, tuvo que someterse a un trasplante de corazón a los 34 años, y si la historia hasta ahora les parece curiosa, aún no han leído nada.
Tras el transplante, Charlotte empieza a cambiar, a tener gustos y percepciones distintas a los de antes del trasplante, pero también comienza a tener una pesadilla recurrente casi todas las noches donde ella no es la prota; una mujer conduce un coche en un día de lluvia con un bebe y cuando van a tener un accidente, siempre se despierta. Huyendo de su situación, se va de viaje con una amiga a la India y en el Taj Mahal tiene un pálpito muy grande y la sensación de que allí se enamoró perdidamente.
Tiempo despues, conoce a un admirador y tienen una maravillosa de amor tan buena que ella deja de tener pesadillas, hasta que un día, picada por la curiosidad de un neceser que siempre está cerrado, lo abre, inspecciona unos documentos y taaaaaaa cháannnnn…
¡¡Descubre que el admirador era el viudo de la mujer que le cedió su corazón!!
Se habían enamorado en el Taj Mahal y ella había muerto en un accidente cuando iba al hospital por estar sangrando en pleno embarazo.
Fuerte, muy fuerte ¿Eh?
Aún no ha acabado la historia; esa relación de pareja acabó cuando ella descubre que él está enamorado de las cosas que precisamente ha cambiado, las que no la pertenecen a ella sino a la mujer muerta.
Toda esta historia que si hubiera escrito Almodóvar estaría media humanidad riéndose de él por inaudito, está contenida en un libro que lleva tantas copias vendidas en Francia y en Italia que asusta; recién publicado en España, seguro que va a ser el libro del que todo el mundo hablará el próximo año.

Les va a parecer increíble pero no queríamos hablarles ni de libros, ni de trasplantes, ni de corazones ni de nada parecido; queríamos hablarles de aRgo que cada vez más los médicos afirman y parece que aunque no se puede demostrar aún , las pruebas son evidentes; existe una memoria celular, y eso pone los pelos más de punta que todos los muertos por el nazismo hace cincuenta años, porque dense cuenta de una cosica que va más allá del romanticismo… ¿Demuestra la historia de Charlotte que el amor es fundamentalmente química y que de románticismo, poquico? ¿O precisamente es al contrario? ¿Demuestra esta historia que en realidad los poetas tienen razón y el corazón no sólo sirve para bombear sangre sino que también es el capitán de nuestras emociones? Porque pensando, pensando, llegamos a la conclusión de que en esta historia tan terrible como bonica, el verdadero sufriente, el verdadero herido, la figura más tragicamente romántica que se merece una peli stronger than life no es Charlotte…¡¡Es el viudo!! ¿Se imaginan la cara que se le quedaria al descubrir el cúmulo de casualidades terribles? ¿Habrá sido capaz de enamorarse otra vez? ¿Creerá en el amor más allá de la muerte?
Lo dicho; por muchas respuestas que nos surjan, todas nos ponen los pelos como escarpias, quizás porque si existe la memoria celular se confirmaría una vision romántica del funcionamiento del cuerpo humano y eso es tan podridamente literario, que nos puede. Pero más allá de esta historia, hay cienes de historias-preguntas que nos surgen a propósito de la memoria célular : ¿Significará eso que los organos trasplantados del asesino de El Salobral llevarán escrito en su destino que a quien le toquen, se enamorará locamente de una cría de trece años y armará una matanza? Esa es una pregunta que Mariló Montero parece tener claro ¿Y que nos dicen de todos los organos trasplantados quitados a los reos de muerte Chinos? Si son violadores, asesinos…¿Qué están sembrando las autoridades chinas en el mundo a todos los ricos que los compran ? Y de los trasplantes de cara…¿Qué nos dicen? Si se confirma la teoría de la memoria celular…¿Ustedes se dejarían donar sin saber la procedencia de los órganos? ¿Hasta que punto influirá en la persona trasplantada como haya olido, visto, besado, comido, gesticulado el donante?

Pero la pregunta más importante y definitiva de todo este post es…
¿Ustedes creen realmente que existe la memoria celular o es todo un invento de Charlotte pa vender libros?

Nos morímos por pasarnos hablando de este tema tan apasionantísimo 48 horas con ustedes ¿Les apatece a ustedes también?

EL OSCURO ROMPECABEZAS

Podríamos dIcir que este ha sido nuestro verano García Lorca por muNchas razones
( que vaya frase más pedorra que nos ha quedao, oiga). ANgunas razones han sido laborales, otras coincidencias la mar de curiosas y otras por lecturas, que es de lo que vamos a hablarles. Seguro que los habituales recordarán la entrada a propósito del último amor de García Lorca. Aquel post venía por un libro que aún no habiamos leído y vaya, el verano ha sido una época estupenda pa hacerlo.

Y la cosa es que ha sido una experiencia ALUCINANTE por muchas razones . Leyéndolo ha habido varios momentos de catarsis brutal, de eso que nos daba una pájara y teníamos que parar de leer pa tomar aire despacio. Que sí, que sEmos un peazo drama queens, pero es que el libro es muy drama queen, así que imaginen; droga dura. Con sus excesos, con su pocos matices oscuros de García Lorca, (que a veces lo hace parecer un santo) el libro tiene algo que engancha y muNcho, y se vive de una manera muy intensa, casi personal. Que sí, que nos ponemos muy intensos nosotros también, pero es que si no nos ponemos eNxagerás, no nos hacen ni puto caso. Y con este libro, en serio total, con sus más y con sus menos, se recupera el placer de la lectura hasta la última coma. Las últimas 150 paginas, las más difíciles por lo que tienen de cerrar muchas preguntas y dudas y que podamos entender al personaje principal, último amor conocido de Lorca, se convierten en un prodigio de magia literaria que hace que se lean con ansia , dejando un alucinante y emotivo buen sabor de boca final. AsÍN da gusto rematar una novela, copín!

Porque es una novela, no hay que olvidarlo, y hay gente que sigue prefiriendo pensar que la historia fue otra.

Y eso no quita pa que detrás de una novela tan apasionante, haya un currele de documentación de los gordos; entrevistas que el propio Lorca hizo que se transforman en diálogos, noticias de periódicos de la época, fotografías, entrevistas a gente cercana que aún vive y lo conoció… Seguramind, por ese currele, la reconstrucción de los años finales de la república es un pasote. El esplendor cultural y de persomajes notables que aparecen ( unos conocidos, otros no) es la mejor demostración de que pocas veces este país fue tan modeLno y reunió tanto talento , un talento que arrasó por completo la guerra civil y que el franquismo se encargó de borrar de la memoria como quién desinfecta con ácido sulfúrico. Con to el cinismo del mundo, eso sí. Lean como contaba Franco su versión de la muerte de Lorca, una cosa como pa cagarse en la madre de alguien o morirse de la risa:

La descripción es tan precisa y sublime que consigue que se sienta una nostalgia fortísima por un pasado que duró muy poco pero que aún brilla , y deja clara una cosa pa echarle a la cara de los revisionistas que tanto abundan últimamente, esos que dicen que los dos bandos eran malos, y que Franco mató como hizo Carrillo y blablabla; ya no nos vamos a meter con que un bando defendía el poder legítimo de las urnas y el otro no, que sobra; con comparar las figuras culturales que apoyaban la república y las que apoyaron el franquismo, ya no es necesario seguir con la conversación, así que chitón.

Y después de nuestras habituales pullicas ( oportunas, no dirán que no) les proponemos un viaje, un viaje fotográfico por un mogolloni de fotos de la época y de los personajes que la poblaron. Al hilo del libro, las hemos ido buscando y cual sería nuestra sorpresa al encontrarnos imagenes que ni conocíamos ni imaginábamos que existían y que nos han hecho recomponer aún más el eterno, infinito e inacabable rompecabezas. Ojalá lo disfruten tanto como nosotros lo hemos disfrutao mientras que hacíamos esta recopilación , intentando echarle humor y alejando los dramatismos, que bastante tenemos en la vida y bastantes tuvo García Lorca.

Y vayamos al principio, a una de las foticos más antiguas que se tienen de Lorca, la típica del colegio con toda la clase juntica.


No les vamos a decir quién es porque con un poco de intuición femenina que le apliquen, lo deducen, pero sí una cosica…¿Cómo pretendían los papis de Lorca que les saliera un hijo machirulo si lo llevaban al colegio con esas pintas? Más tarde, en la Academia Alemán de refuerzo escolar, le llaman Federica por sus modales afeminados.

Aquí, la familia al completo, donde no aparece la hermana menor, Isabel.

Como el libro repasa los últimos dos años del poeta, la familia apenas tiene presencia excepto por las llamadas de teléfono, los mosqueos de Lorca al sentirse ninguneado frente a su hermano.


Un tío de vida pelín disoluta por aquella época, aficionado a la buena vida y a las mujeres de mal vivir pero mejor tratado en la familia Lorca quizás por ser heteruzo, y he aquí uno de los temas que más nos pinchan a nosotros.

Evidentemind, muy duros seríamos al juzgar a la familia ( los descendientes y los que vivieron con él) con los ojos del siglo XXI, pero nos da la impresión de que la puta manía de la familia de querer esconder la homosexualidad del autor durante décadas y décadas, jugó en contra de la memoria de Lorca, cuando no directamente, la traicionó. Puede que por miedo o pánico directamente despues de su muerte, muNchos documentos, fotos y cartas desaparecieron. Por ejemplo, hay una obra que nosotros desconocíamos y que tiene una pinta estupenda por ser la que parece más hablaría de sexo, represión y dolor: La destrucción de Sodoma…¿Ande estará? ¿La guardaría alguien? ¿Se encontrará alguna vez?
En otros casos, el dolor de la tragedia hizo que callaran para siempre.

En esta otra imagen, Lorca aparece con su madre, Doña Vicenta.


En el libro, al contrario de lo que pudiera que otras fuentes donde ella es la que siempre echa una ayudita a Federico frente a su padre, nos describe una relación tirante y aspera en la que la madre parece no estar nunca satisfecha con el rumbo literario de la vida del poeta y Lorca aparece permanentemente dolido por la relación y las demandas de su madre. Difícil saber si fue así o de otra manera, pero desde luego esta fotografía indica que sí, porque el gesto de ambos, la expresión es totalmente distinta en una y en el otro. Es su padre el que muestra siempre todo su apoyo.

Aquí, todavía muy joven, en una foto en Lanjarón, curiosamente, sin una botella de agua en la mano. Será en el balneario donde conocerá a su “primer amor”, María Luisa Natera; ambos tocan el piano y eso les une. No se tocan nada más.

Las siguientes fotos, son las correspondientes a la residencia de estudiantes, donde conoció a Buñuel y Dalí. En el libro, pocas novedades de su relación con Dalí, un amor que no llegó ni a poder considerarse amor, aparte de qué Dalí renegó de la relación más tarde y contaba, por activa y por pasiva ( más esto último, of course) que “trató de penetrarme pero no lo consiguió”, osea, lo que se dice un caballero, ejem. Es lo que tiene ser poseedor de un micropene.

De esa época, de su único y feliz veraneo juntos en la costa brava hay dos fotos la mar de curiosas en traje de baño de la época, puesto de esparteñas.


Pero la mejor, la que nunca habíamos visto es la siguiente, llena de alegría y pluma, enseñando muslamen de pata negra pa darle razones a los fachorros de la época que pa reirse de él, humillarlo y hacer mofa lo llamaban “García Loca”. Que digan lo que quieran; a nosotros no nos puede gustar más. Y además, la mejor venganza ¿Quién se acuerda de ellos ahora? Ni sus descendientes.

Aquí una foto de la época con los ya nombrados Dalí y Buñuel.


Buñuel sí que sale bastante mal parado en la narración, cosa no rara. Es increíble viendo sus películas( tan libres, tan salvajes) que luego guardara esa homofobia latente mezclada con un resquemor que ni el propio Lorca pudo descifrar y que ni después de muerto hizo que saliera de la boca de Buñuel alguna palabra de recuerdo ¿Celos tal vez de su relación con Dalí?

En esta foto, también de la época, lo vemos con otro inseparable, Rafael Alberti ( a su izquierda) y Pepín Bello, fallecido en el 2008 (¡Con 104 años !)


Pepín, pese a no tener obra conocida ( y reconocida) fue de los pocos que no acabó en el exilio. Durante años compartió habitación con Lorca y es el autor de la mayoría de las fotos de la época, además de ser uno de los que organizaron el homenaje a Góngora que daría lugar a la generación del 27. De sus fotos destacan la famosísima de los tres agarraicos de la mano, y que en su momento sería muy normal, pero ahora huele a homoerotismo a tope. Por cier, si se animan, esta entrevista es de lo más interesante.

Arrebuscando, arrebuscando, de Pepín Bello hemos encontrao una maravilla hecha en un fotomatón que nos ha dejao FLIPADÍSIMOS. Normalmente, en la época, los afectos y querencias entre hombres están muy escondidos por las señales de camaradería, pero hete aquí que el amor homosexual no se esconde, es más; la ternura que desprenden estas cuatro fotografías es acojonante.


Ni idea de si su acompañante es alguien de renombre o famoso, pero, da un poco igual ¿No? El valor documental y emocional de la fotografía sigue siendo el mismo. Una de las mejores representaciones del amor que hemos visto EVER.

En la residencia no todo fueron desamores, que Emilio Prados le confesó su amor y hasta le pidió que vivieran juntos, pero parece que Lorca no estaba muy por la labor. En la foto, Emilio es el de las gafas. Sí, también murió en el exilio en los años sesenta.


Federico, con semejante vida de tertulias y amigotes, tardará siete añazos en acabar derecho, y porque lo examinó su amigo Fernando de los Ríos, que si no…Fernando de los Ríos murió en Nueva York, exiliado.

No será hasta que conozca a Emilio Aladrén cuando Federico moje el churro, con tan mala suerte que el supuesto artista le sale rana y Emilio resulta ser un trepa morrocotudo, que lo abandona por una mujer. Corría el año 1928 y después de la guerra civil, se dedicará a realizar esculturas para los altos mandos del franquismo. Una pieza de cuidao, el tío.

El dolor es tan grande que entra en una depresión y es en ese momento cuando hace el viaje que cambiará su obra a Nueva York, coincidiendo además con el crack del 29. De las pocas fotos que se conservan del viaje, esta en la Universidad de Columbia.

De ahí viajará a La Habana, y el viaje lo ha cambiado tanto que empieza a asumir su homosexualidad y a practicarla. Y en las fotos se nota, vaya si se nota.

Otra labor fundamental de García Lorca fue su empeño de llevar el teatro clásico a los pueblos de Españiiiiia con la compañía de teatro “La barraca” ( 1932) Sabiendo del amor a la cultura en general de nuestro país ( ironic modo on), nos parece una labor de titanes.

En la foto, con Eduardo Ugarte, el otro impulsor de La Barraca, que acabó exiliado, como tantísimos otros.

Será en La Barraca donde conozca a Rodriguez Rapún, secretario del grupo. Se le describe en numerosos documentos como “masculino, socialista y atlético” y vivirán una terrible historia de amor, donde a cada encuentro le sigue un desencuentro que Rodriguez Rapún aprovecha para liarse con mujeres y probarse a sí mismo su masculinidad, muchas veces delante del propio Federico. Lo que se llama un amor tóxico en toda regla.

Rodriguez Rapún morirá solo un año despues del fusilamiento de Lorca, en pleno combate. Se había presentado voluntario para luchar por el bando republicano.

La ruptura ocasionará un nuevo viaje a America, esta vez a Argentina y Uruguay. García Lorca ya ha estrenado dos obras de teatro con éxito y empieza a ganarse el prestigio y también el odio. Sus mayores exitos teatrales vienen de la mano de la actriz Margarita Xirgu. Que mirada más chula le echa ella a él..¿Verdad?

Además, domina como nadie la creciente fama que ha cultivado lentamente y se trasforma en un encantador de gentes, tocando canciones al piano y leyendo poesías, pero también contando chascarrillos y siendo frivolón.

De Buenos Aires es esta foto donde aparece leyendo una de sus obras para la radio.

Su voz es otro de los tesoros perdidos…¿No se econtrará jamás una grabación de radio con la voz de Federico?

Sería increíble escucharla por primera vez ¿Esconderá el acento granaino?¿Será grave o aguda? ¿Tendrá, ejem, mucha pluma?

El éxito por tierras argentinas es abrumador y lo encumbran como dramaturgo, al lado de la actriz Lola Membrives.


En Uruguay conoce a Enrique Amorin y es un misterio si hubo o no hubo roce y cebolleta, pero el caso es que la microrelación ha dado también pa un libro reciente que les recomendamos a muerte.

“El amante uruguayo” es otro rollo muy distinto a “Los amores oscuros“; escondido en la forma de investigación periodística, es un libro entretenidísimo que se lee en un plin. Se centra en la figura de Amorin y Lorca es un personaje muy secundario, eso sí que se lo decimos. Roncagliolo tiene talentazo, sentido del humor afilado cual navaja de barbero y una manera de desmontar a los grandes mitos ( desde Neruda a Picasso) BRUTAL, y todo de la mano de Amorin es de esos personajes que parece inventando, pero que va, es real. Un gran libro, deberían darle una oportunidad.

A la vuelta, ya convertido en una auténtica celebridad, las actividades con su generación se multiplican y se le puede ver en estrenos, conferencias y veladas. Las más famosas se celebraban en el Ateneo, un sitio con tanto tiempo, que ha visto tanto y que últimamente, amenaza con cerrar. La vida es un bucle, está claro.


Se celebran actos tan significados como la presentación de “La realidad y el deseo“, uno de los libros más importantes de la historia de la poesía en castellano. Ojito a la gran cantidá de mujeres que aparecen en la foto, cosa bastante rara para el época y reseñable porque las mujeres casi tenían vetada la vida social sino fuera por ser “mujeres de” y salir en procesión, por lo que podemos hablar de mujeres adelantadas a su época y que, también ellas, pagarían muy caro, con la muerte y el exilio. De hecho, en las fotos multitudinarias del franquismo apenas se cuentan una o dos mujeres; es como si no existieran.

En la foto, de pie, de izquierda a derecha; Alexaindre, Lorca, Salinas, Alberti, Neruda…Que se dice pronto. Cernuda en el centro, sentado, que ya que estamos, hemos encontrao una foto suya la mar de curiosa….

Y esta otra con Serafín Ferro, uno de sus novios en España, presentado por García Lorca pa más señas. El chico se podría definir por una expresión castiza y envenená ; mantenido. Su relación fue, pa variar, un infierno, porque hablamos de una época donde la sociedad y el mundo ponían tantos palos en las ruedas de la felicidad marica que el descarrilar se convertía en un hecho inevitable.
En cualquier caso, si nos gustan las fotos antiguas es por lo que expresan y esta que ponemos ahora, ñores y ñoras, con las miradas de Luis y Serafín dirigidas a puntos opuestos y distantes, con ellos dos juntos en apariencia pero separados por millones de kilómetros, lo dice todo:

Y la última, convertido en un madurito más interesante:

Otra foto de un integrante de la generación del 27 que no conocíamos; Miguel Hernández, negro como los güevos de Gómez, vestido de miliciano. Aunque en “Los amores oscuros” apenas aparezca, en otros libros y documentos hemos leído como, en general, los integrantes de la generación del 27 mostraban un sutil rechazo hacia el cabrero de Orihuela, cosa que no nos extrañaría; el ser humano es clasista por naturaleza y sólo haciendo un esfuerzo es posible liberarse de prejuicios.

Siguiendo con la vida de Lorca, le toca a uno de sus amigos más importantes, muerto en una plaza de toros, Ignacio Sánchez Megías. A él le dedicó uno de sus poemas más famosos y menos mal que fue por los años treinta, porque escribe Lorca una elegía así en pleno 2012 y los antitaurinos se lo hubieran merendao vivo llamándole vil asesino por hacer apología de la masacre de los toros. Lo fuertecico de la foto es que el que aparce muerto por una cornada no es Ignacio sino Joselito cuñado suyo y también torero, mientras Ignacio lo vela; es como una foto premoritoria y de una potencia dramática a la altura de una escultura de Miguel Angel.

Otra foto de impacto; Margarita Xirgú, en los años cincuenta en un homenaje a Lorca en Uruguay. Su cara habla más del exilio que millones de tesis juntas.

Y la última, y con el sabor de boca que queríamos dejarles; Lorca alegre, saltando, y sobre todo, feliz.

ANTES DE MORIR

Leemos en este post que una enfermera ha escrito un libro de sus experiencias con moribundos a los que ella atendía antes de pasar a ¿ mejor ? vida. La cosa tiene pinta de ser bastante impactante y muNcho nos tememos que no vamos a tener en los próximos siglos el chichi pa farolillos ni pa leernos ese libro que nos puede dejar pasmaos y afectaos durante días.
Pásmense ustedes de las cinco cosas que más dice la gente antes de morir, y ojito que aquí sí importa el orden, de más a menos:

1- Ojalá hubiera tenido el coraje de hacer lo que realmente quería hacer y no lo que los otros esperaban que hiciera

2- Ojalá no hubiera trabajado tanto

3- Hubiera deseado tener el coraje de expresar lo que realmente sentía

4- Habría querido volver a tener contacto con mis amigos

5- Me hubiera gustado ser más feliz

¿No es increíble? Si nos hubieran dicho que nos hubieramos imaginao los pensamientos de la mayoría hubieramos dicho frases y deseos parecidos. El ser humano va de complejo pero en el fondo es muy simple. Va de original pero sin duda es una repetición de otra repetición de otra repetición, y pese a ello, no aprendemos, nuuuunca aprendemos, por mucho que civilización tras civilización hayan tenido las mismas agonías. El ser humano pretende cambiar el mundo y al final se conforma con poquita cosa.
Esto…¿Y ustedes? ¿Creen que están haciendo los deberes ya o que se verán como los protagonistas de ese libro?
¿Dirán alguna de las frases de arriba o lo suyo irá por otro sitio?
Cuenten, cuenten…