Archivo de abril 2013

EL MALO DE LA SERIE

La boca nos duele de dicir que el mundo de las series está ganando por munchas zancadas la carrera de la creatividá al cine. Seguramente, el propio medio televisivo hace que tengan más cintura y posibilidades de emprender nuevos caminos, aunque con el riesgo de que si fracasan, la posibilidá de cancelación es más que pertinente.
Por eso, lo que apenas empieza a intuirse en el cine, ya ha venido a las series a mostrarse en todas sus posibilidades y maneras; en er mundo, los malos ya no son ni zombis, ni vampiros, ni pirañas, ni marcianos, ni indios, ni nazis…
Los verdaderos malvados del futuro ya están aquí, y se llaman POLÍTICOS. Que sí, que antes se han hecho y se harán ficciones donde se muestre la maldad de los gobernantes pero a lo que nos referimos es que nunca habíamos visto tal oleada de series que muestran las tripas del mundo de los mandatarios tan cruda y claramente y vaya, resulta que huelen tan mal que apestan.
Estas son angunas de las series ( corticas, de pocas temporadas, faciles de enganchar) que retratan lo que les contamos magistralmente. Es curiosísimo como todas las que comentamos aquí coinciden en ciertos puntos en común; el periodismo como arma de manipulación siempre de mano del poder, las grandes corporaciones financieras moviendo los hilos y cualquier atisbo de democracia queda convertido en un espejismo patético tras los manejos y salvajismos de la clase dirigente que ni siquiera se mueve por intereses, sólo por pura ansia de permanecer en el poder, que la trona se ve que debe ser adictiva una cosa mala.

Secret-State


SECRET STATE

Cualquier cosa, aunque sea un zurullo, en lo que salga Gabriel Byrne ya merece la pena muchísimo, un actor con el que siempre nos da la impresión de que debería haber hecho más peliculones, haber tenido más ojo pa los proyectos y haber hecho anguna peli legendaria aparte de la grandísima Muerte entre las flores, pero nos olemos que no hay porqué temer; pese a haber entrado bien entrao en la madurez, aún mantiene intacto eso que muy pocos pueden lucir porque se tiene de nacimiento; presencia y carisma. Si el tío sabe jugar bien sus cartas, aún podemos esperar munchísimo de él.
Con apenas cuatro episodios ( esperamos ansiosos la segunta temporada) esta serie inglesa demuestra como en las islas se han puesto las pilas ( definitivamente) en cuanto a novedá, riesgo y distinta manera de plantear las series. Toas estas nuevas series ( como Black Mirror, como de la que hablamos abajo) provienen de Channel 4, a la que deberíamos empezar a hacer un monumento al lao del que ya le hicimos a HBO. Nos muestra al único personaje protagonista de esta tanda al que se puede considerar honesto, con principios y lo que podríamos llamar “bueno”. El problema es que después de haberse convertido en presidente por accidente, se va a encontrar con una gran multinacional y con el resto de miembros del partido y del gobierno, que no están dispuesto a cambiar la cómoda situación de mentiras e injusticias. Byrne brilla con luz propia y le da al personaje una composición creíble, auténtica y de altura.

House_of_Cards_

HOUSE OF CARDS
Doce episodios de una primera temporada que es la versión norteamericana de una serie inglesa y que tiene en el proyecto na más ni na menos que a David Fincher metido en el ajo de la produccion y que está protagonizada, na menos y na mas que por Kevin Spacey ( también productor) y Robin Wright, en un matrimonio de congresista y esposa residentes en Washinton y que bajo su aspecto amable y bienhechor esconcer una rapacidad humana que arrasa con lo que sea con tal de seguir jugando con la baraja del poder. La capital de los EEUU aparece además con un nido de gente corrupta, intigrante, con una administración donde las personas que echan a la calle de una empresa estatal no son más que piezas de un ajedrez nauseabundo, oxidado y podrido. Por esa gente nadie se va a preocupar de una manera desinteresada; son sólo numeros y no hay posibilidad de empatía o comprensión . Novedosa ha sido su exhibición online donde el espectador tenía acceso desde el primer momento a todos los episodios pa que se meriende al gusto del consumidor. Hay una trama que es la que vemos, la de las intrigas y traiciones de la alta política norteamericana y luego están los monólogos que Spacey recita mirando a la cámara y supurando humor negro y cinismo, que en angunos momentos mola y en otros se puede llegar a hacer pelín estomagante, porque Kevin se sabe güen actor y paece empeñao en demostrarlo a estas alturas de su carrera y se nota, vaya si se nota. Contención, Kevin, un poquico de contención.
robin-wright-house-of-cards
La que de verdá brilla es la ex de Sean Penn, que está teniendo una madurez como pocas; que bellísima, que serenidá esconde su rostro y que buenísima actriz se ha ido volviendo tras pensar que sería flor de un día después de La princesa prometida. Sabe como nadie enamorar a la cámara, eso ya no se lo quita nadie.
Más plúmbea hacia el principio hay que esperar hasta los últimos episodios pa que la cosa se acelere y el final de temporada es, digamos, polémico un rato.

utopia

UTOPÍA
Otra serie inglesa cortica ( solo cuatro episodios y ya aprobada una segunda temporada) que gira en torno a un misterioso comic que to el mundo busca y en la que una misteriosa organización (‘The Network‘) hecha por gente de gobiernos de todo el mundo, empresas y farmaceuticas trata de no perder las riendas del mundo, que por lo que se ve en la serie, siempre las han tenido . Que sea cortica, sin alargar las tramas porque sí es posiblemind la razón de que cada espisodio de una serie inglesa tenga tanto que cortar, de hecho, parece que la época de las series de 24 episodios se ha acabado y nosotros que lo celebramos, oye. Los asesinatos de esta serie entran en una categoría que está más allá del arte, porque sin mostrar nada, están rodados con una elegancia y un dominio del tiempo y de la cámara flipantes. Encima, la serie aporta a la historia de la ficción televisiva dos de los personajes más carísmaticos, alucinantes y bien escritos: Arby, el asesino bordeline ( una actuación que se merece todos los premios y nominaciones) y Jessica Hyde, supuesta salvadora y heroína que por momentos parece loca del coño.
Les advertimos que el primer episodio, con muchísima información y personajes es deeeenso y, o están muy atentos, o no le verán la gracia. Es en el segundo cuando empieza a cuajar la cosa y de qué manera. Tras verla, entederán porque la pregunta Where is Jessica Hyde? ya es, por mérito propio, historia de las series de televisión.

o-boss-season-2-570

BOSS
La más despiadada, salvaje, fría y dura de asumir. El cartel de la segunda temporada que ponemos arriba describe perfectamente como es esta serie, con personajes que son ganado en las manos del alcalde de Chicago, un político que luchó por el bien común hace tantos años que ya ni se acuerda de lo que es eso. Sufre además una enfermedad en proceso degenerativo que hace que te apiades de él…Hasta el final de temporada. Pese a que es una serie cancelada ( con rumores de un posible telefilm para cerrar tramas) no teman; las dos temporadas son ORO, pero para disfrutarlo es de esa clase de series con las que hay que llegar hasta el último minuto de cada temporada, cuando el alcalde Tom Kane (Kelsey Grammer en un papel de los que marcan historia de puro miedo que da sin torcer un dedo),muestra sus cartas y descubrimos que durante diez episodios nos ha engañao, nos ha hecho creer que es un buen tipo, cuando no es más que uno de los personajes más malvados, pérfidos y terribles que hemos visto in all our life y que vendería a su madre si eso le permitiese estar sentado en la trona dos minuticos más; esta última frase no es una metáfora y ya entenderán porque cuando le echen un vistazo. Cualquier guionista que busque hacer personajes redondos, debería obligarse a estudiar cada frase, cada gesto, cada paso que da este personaje que pasa a ser desde ya, uno de los que mejor se han escrito EVER. En Boss no hay ni una pizca de bondad; todo es maligno, los personajes se hacen daño a dentelladas y ni siquiera el sexo es placentero porque se convierte, de nuevo, en una lucha de poder. A veces hay que parar el reproductor del tantísimo terror que causa imaginar y suponer ( porque el signo de los tiempos asín nos lo enseña) en las manos de quienes estamos; gente que perdió el corazón y malditas las ganas que tienen de recuperarlo, gente sin escrúpulos ni moral, corruptos y podridos, mala gente que usa frases hechas y palabras huecas para dar sensación de que están vivos, pero que coño. Pa esta peña de las altas esferas de la gobernabilidá, los votantes son gente a la que manipular, engañar, destrozar y si es necesario ( que según ellos, lo es) aniquilar. No les va a temblar un pelo. Puede que en algún noticiero salga con ojos llorosos y pidiendo disculpas, pero siempre será mentira y siempre habrá una razón más fuerte escondida detrás.
boss-serie-promo-cast-09julho2012-04

De entre todos los maravillosos secundarios, en la redacción nos hemos enamorao de la redescubierta Kathleen Robertson, tan fría y caliente, tan eficiente y putilla que hipnotiza con su estrabismo y se mueve por la serie como una serpiente a punto de morder y apostamos a que hitchcock le hubiera dao un papelón tan agustico. Deseando volver a verla una y mil veces más, oiga.

¿Y ustedes? ¿Donde ven más señales de que los políticos se han convertido en los malos del cuento? Hablamos de obras de ficción, claro, porque si nos ponemos a hablar de la realidá, nos va a dar una ambustia del recopetín.