LAS BRASAS

Fuegos artificiales 3

Akí la primera parte; LA CHISPA
Aki la segunda parte: LA LLAMA

Si se cumplía lo previsible, el tercer y último día, tendría ke salir mal.
Por cojones.
Demasiado perfecto todo, demasiado entendimiento, demasiado sueño hecho cuello, besos y piel, demasiadas normas de conducta olvidadas para no hacerme daño. Y el caso, es ke no sé si por mi predisposición o porke las cosas son como son, la primera hora, de ida en el coche y ya sentados en la playa, fue gélida y convencional, incluso con un punto aburrido. Si ya lo sabía yo…

Esta vez la playa era otra, L, en un estado deplorable aunke aún tenga rastros de su antiguo esplendor. Las charcas salinas de color ocre de alrededor y el paisaje de dunas y pinos retorcidos hacen ke compense. Fuimos los únicos ke nos desnudamos y eso hacía más incómoda la cercanía y más gruesa la pared invisible ke nos estaba separando. Volvió a hablarme de su novio, de su relación abierta, alguien con un nombre ( por raro) difícil de olvidar. Recuerdo ke comentó ke tenía dos piercings ( uno por ceja) y ke a sus padres por eso no les gustó. Dijo ke ocuparía la casa los próximos días, porke este año no habían coincidido en vacaciones y vendría solo.

“¿Sabes? Despues de tres años estoy muy enamorado, pero no sé como demostrárselo, lo único ke me apetece todo el tiempo es follar, pero no como un desahogo, en serio; es una pura demostración de amor; ya ke no puedo comérmelo, por lo menos me lo follo?

Eso era bonito, cojones.
Y no iba dedicado a mí.

“Lo ke pasa es ke yo soy muy bestia, me blokeo y no tengo nada de cuidado ni sé callarme la boca. Por ejemplo ahora, has puesto una cara cuando te he dicho lo de mi novio ke era todo un poema , jejeje….Lo siento….No, no trankilo, si lo entiendo; he sido un gilipollas, un bocas, como siempre, pero hay algo ke debes saber porke aún no había terminado; si te hablo tan francamente de mi novio es porke… No sé…Apuesto a ke te gustaría…Y sobre todo…Puede parecer una putada lo ke voy a decirte pero es un elogio sincero con el ke espero hagas el mejor uso posible…? (me apretó la mano, me arrasó con los ojos para rematar) “Intento no olvidarme de él cuando estoy contigo, porke si me olvido, te aseguro ke no vuelvo a Madrid?

Con la mirada rompió corazas, mamparas, armaduras, nudos y todo lo ke nos impedía hacer magia otra vez. El muro cayó estrepitosamente.
Vamos al agua, me dijo arrastrándome.
Ke importaba ke akella fuera una playa familiar, a él al menos no, y a mí me encantó ke no le importara; de nuevo me llevó a sus brazos, de nuevo fue él kien tomó la iniciativa, de nuevo la sal en sus labios y en el mar. Y su cuello, joder, su cuello. No podía creer ke de nuevo me pasara a mí y me sentía un privilegiado, elegido por los dioses para sentir algo de tal calibre, ser testigo y protagonista. Pero el testigo de un prodigio no sirve de nada si luego no lo cuenta; tal vez por eso lo cuento ahora akí…Esa sería una buena excusa…

Yo sí cerraba los párpados, tratando de aprehender todas las sensaciones posibles; la luz de akel día, sus abrazos resbaladizos dentro del mar, el sabor de sus orejas empapadas, la leve brisa ke nos acariciaba. No soy kien para calificar la felicidad de los demás, pero la mía esa tarde no tenía altura, ni se podía abarcar, ni era medible ni desde luego, asumible para mi corazón, ke casi parecía explotar en cada latido. Es el único modo; sólo cuando somos conscientes de ke algo se acaba porke tiene una fecha de caducidad inamovible, somos capaces de vivirlo y disfrutarlo en plenitud, y esa, seguramente, es una de las
verdades más terribles y rotundas ke se nos puede aplicar a la totalidad de los seres humanos.

Akel día sí ke hablábamos, cruzando temas, solapando palabras, y cuanto más me contaba, más evidente era ke nuestras vidas de casi los mismos años vividos, habían tenido cursos paralelos de una manera asustante. Y luego coincidíamos totalmente en gustos; en Madrid visitaba los mismos locales ke yo, en música casi escuchábamos lo mismo, nuestras películas favoritas eran casi las mismas. Sin embargo, el fantasma de su novio revoloteaba a cada argumento y más ansia me daba de ser yo, formar parte de su vida, de esos sábados en el sofá con su novio viendo pelis, de los paseos en patines en pareja, ganas de acompañarlo en su nueva y difícil etapa tras haberse kedao sin curro, envidia de kien compartía una vida con él, una relación abierta. Tenía tanta envidia de su novio, sin conocerlo, ke me kemaba la sangre, y cada vez ke contaba cosas de ellos le hubiese gritado ke se callase ya, porke nunca la primera persona del plural me había dolido tanto pronunciada por otro. Eran espasmos de inconformismo con las cartas ke en esa partida me habían dado; hubiese dado un golpe en la mesa y hubiese mandado mi madurez y la baraja al carajo.

Pero las malas sensaciones eran apenas perceptibles en su duración, porke estando con él, me negué a desaprovechar la oportunidad en amarguras y diskisiciones, así ke dejé ke las horas volaran imposibles de retener para atardecer pronto, en una mezcla de placer e impotencia ke me hacían sentir, de nuevo, adolescente ¿ Sabría el cataclismo emocional ke me estaba causando? ¿ Sentiría lo mismo él?
¿ Sería todo akello un espejismo, invenciones de nuestra imaginación, fuego de mentira ke se alimenta de pólvora y ke se apaga tan rápido como se enciende?
Esas fueron algunas de las preguntas ke NO me hice y ke sí hubiera hecho mi antiguo yo. Por fin me dejé llevar surfeando en el momento. He tardado casi una eternidad en poder llegar hasta akí, en encontrar la ola vital definitiva.

Las preguntas se inventaron para los infelices, no hay duda alguna.

Le propuse ir a una de las charcas del parque natural y él aceptó encantado. Tan acostumbrado estoy a los desplantes y a las caras raras en momentos así ke ya una sonrisa de complicidad me parece lo máximo, y en akella tarde de exprimir el presente hasta sus últimas consecuencias, más.
Nos rodeó la noche cuando estábamos en la charca de muy poca profundidad , rodando y acostados, con el agua aún caliente, en un ritmo lento, emboscados en un beso de ojos abiertos ke no kería acabarse. La cercanía del aeropuerto hacía ke los aviones iluminados pasaran justo por encima de nosotros a pokísimos metros de altura, en un ruido ensordecedor, dándole a la atmósfera un aire irreal, de ciencia ficción, fantasmagóricamente fotogénico.
En su ruido , parecía ke el cielo se agrietara , ke se nos venía encima, rompiéndose en miles de pedazos hechos de estrellas, reflejos de luz y nubes oscuras. Nunca dejó de sonreír, y para mí akello era tanto…. En sus ojos me vi a mí mismo reflejado y yo también sonreía, en una sonrisa amplia y brillante, lo ke significaba ke ninguno de los dos podíamos dejar de sonreír, como atontados, borrachos de amor, arrastrados por una fuerza magnética ke nos unía irremediablemente. La felicidad nos brotaba de los poros ke bañaba el agua ahora negra, levemente iluminada con el reflejo de las luces de la ciudad .

Ay si en esos momentos se pudiera decir te amo sin temor, sin preocuparse de ser malentendido, con todas las consecuencias de vivir el minuto hasta su último segundo y olvidarse del futuro, de lo ke pueda pasar. Porke sí, en esos instantes uno siente absoluto y verdadero amor; fugaz, breve, intenso y loco, pero amor. Y sería capaz de pegarme con kien diga lo contrario.

Hacía frío al salir del agua y me cubrió con su toalla. Allí, abrazados y desnudos, piel temblorosa contra piel, sentí la sensación de hogar y de protección más potente ke he sentido nunca.

Recordé ke era kince de Agosto, miré la hora de reojo y le comenté “ Ahora te tengo preparado un regalo muy especial.?, a lo ke él me respondió con un gesto extrañado.
Y entonces ocurrió; en los pueblos de al lado, en SP, en SJ, en P, en LA….En el cielo estrellado de todos esos pueblos empezaron a explotar cohetes, primero de uno en un uno, luego fueron más, y al final el cielo se convirtió en un gigantesco tapiz de fuegos artificiales, uno tras otro, con apenas unos minutos de intervalo, de una manera exacta y precisa en su perfección, ocupando la totalidad del cielo y llenándolo de luces chisporroteantes y juguetonas, casi como si estuviéramos viendo amanecer en un planeta distinto . Era la Virgen de Agosto y en casi todos los pueblos de por akí se recuerda la fecha con castillos de fuegos artificiales. Sus explosiones como redobles rítmicos, su reflejo multicolor, brillante e intermitente y su reflejo en las charcas , iluminaba la noche multiplicando sus dibujos luminosos por cientos, por miles, por millones de estelas de colores, haciendo de akel momento el premio y el destino de toda una vida. Todo era tan enrevesadamente bonito, tan medido estéticamente, tan idealmente colocado ( él, las charcas, los fuegos de Agosto, yo) y tan preparado por una mano mágica benefactora, tan abigarrado en su belleza, ke me sentí protagonizando un musical, el más fantasioso, moña y kistch. Pero era real, yo fui testigo y protagonista, y tardaré siglos en olvidarlo, protegido bajo su toalla y su enorme cuerpo confortable y cálido, aspirando su olor intensamente, acariciando su cuello por última vez , con la velocidad imperceptible de lo ke se está muriendo. No creo haber vivido nunca tanta intensidad, tanto derroche, tanta perfección concentrada ke me hacía agarrarme a él cada vez más fuerte, sin kererlo soltar, como si se pudieran parar las agujas del reloj en ese acto. Sin embargo, las agujas siguieron en su inexorable recorrido circular y los fuegos se fueron apagando poco a poco, dejándonos completamente en la oscuridad y no sólo en la física, también en espiritu.

Si del agua hubiese salido en ese momento un cuarteto de cuerda para acompañar el espectáculo, hubiese sido totalmente asumible y coherente con el resto de la escena.
“Me ha encantado tu regalo?, me dijo con una palabra en forma de beso, porke los besos también son un lenguaje.
Kedarse así…Sería tan chulo kedarse así para siempre, como en una fotografía hecha de carne, abrazados, y con el gusto en la boca de la sal, el olor a la pólvora, una sonrisa y el amor. Amour fou.
El sabor del fuego artificial.
El sabor de Agosto.

Hubo ke volver a nacer, salir a la luz nocturna de lo cotidiano donde cosas así seguramente no volverían a pasarme, en esta nueva vida ke debía empezar sin él, sabiendo ke existía, ke a cuatro horas en tren había alguien ke me había hecho sumamente feliz apenas cuarentayocho horas después de habernos conocido..No hubiese salido nunca de akel útero invisible y mágico, pero él tenía razones mundanas ke atender, porke ya llegaba muy tarde y lo esperaban sus padres, así ke respiré de nuevo y comencé a vivir desde el principio, pero esta vez con una tara grandísima, como una roca encadenada en el tobillo; la tristeza de ke sería imposible ( por mucho ke me lo propusiese, por mucho ke me empeñara) protagonizar, en lo ke me kedaba de existencia, una escena tan sublime.

Daban ganas de no intentar respirar, de no iniciar el proceso de existir, porke….¿ Para ké?
Nada ni (sobre todo) nadie, estaría a la altura.
La vida se inventó para los ke no saben lo ke les espera, es evidente.

Efectivamente; los astros, volvieron a su órbita, el tiempo, volvió a discurrir.

Nunca le agradeceré lo suficiente ke en la vuelta no cortase la conexión; yo ya sabía de lo imposible de lo nuestro, no hacía falta ser frío en los últimos minutos. Sabía también ke el presente sería una maldición insalvable en el futuro, porke una experiencia de tal calibre kedaría incólume, sin borrones ni errores, idealizándose y creciendo cada vez más, falseándome la realidad como si fuese lo más grande vivido, como si lo demás no tuviera alguna importancia, haciendo de mi existencia un camino ke únicamente me conducía a tres días de Agosto, de manera circular y siempre en pretérito.

Aún así, agradecí a muerte la ternura envuelta en una sonrisa, el especial cuidado en esos instantes ke antecedían a la despedida , aunke lo ke deseaba en ese momento eran razones para no kererlo de manera tan visceral .
El último beso ( en medio de la calle llena de gente; no importaba) tuvo un sabor agridulce, a derrota victoriosa.
Otro beso de ojos abiertos ke decía más ke muchas enciclopedias.
Intercambiamos correos, direcciones y demás sistemas de control virtual, como si tuviéramos alguna posibilidad de mantener akello, ke risa.
Un último esfuerzo para grabar su imagen en mi memoria: cuello de toro, ojos de miel, cabeza rapada, boca ke ilumina….CLICK.
Una foto para demostrarme a mí mismo ke no fue un sueño.

Esa noche ke no acababa nunca , mi cama se hizo grandísima , inabarcable. Sentía un desgarro invisible ke no me dejaba ni respirar. Porke ya soy un hombre, ke si no….Ke si no…Hubiera ido a raptarlo, lo hubiese llamado, me hubiese pasado la noche llorando….Kizás lo hice y no recuerdo…O no…

Pasé dos días infernales de vuelta al trabajo, con intercambio de sms ke apenas saciaban mis ganas descomunales de tenerlo cerca. Por la noche sólo veía sus ojos abiertos color miel mirándome, por el día me parecía encontrármelo en cualkier rincón de la ciudad, su cuello de toro, su cráneo brillante…
P. me dijo por teléfono: “ Deberías estar contento, perra; hay gente ke no va vivir una historia así jamás ni a va a sentir en millones de historias de amor lo ke tú has sentido en sólo dos días. Piénsalo; te has kedao con lo mejor.?

Y una mierda.
No, no me resignaba, y cuantas más horas pasaban desde ke nos separamos, sin un fin concreto, sin nada planeado, sentí unos deseos irrefrenables de cagarla, joderlo todo para ke me odiara y odiarlo así a él , romper la perfección de su mundo de postal para traerlo a mi mundo de lagrimas.

El dolor provoca ganas de hacer daño, eso fijo.
Y el mundo está lleno de gente ke hiere porke un día lo pasó chungo. Además de ser verdad, es otra excusa estupenda, y yo no la iba a desaprovechar.

De algún modo, se hizo grande en mi cabeza la posibilidad más cercana y factible; conocer a su novio. Sería una manera de desmitificar la experiencia, de desinfectarla del virus de la poética y sacarla de mí para poder disfrutarla desde lejos, como un recuerdo más, sin ke me doliera, sin ke se convirtiera en una vara de medir, aunke tuvieran ke sufrir los demás.; si yo no era feliz, nadie tenía derecho, y menos ellos dos.
Una vez ke lo conociera, sería tan fácil como sembrar la duda; nada hay más mortífero para una pareja ke kitarle el ingrediente fundamental del ke se alimenta la confianza.
Lo ke era rebelión se convirtió en ira, y la ira da una falsa claridad mental , irresistible a cualkier razonamiento cuerdo o conciliador ke no sirva exclusivamente para alimentarla. Todo me parecía posible y fácil.

Sabía donde estaba la casa, sabía de sus dos piercings, sabía de su nombre tan poco común y sabía ke esa semana estaría veraneando en el mismo pueblo y en la misma casa. Sí, tenía ke conocerlo, saber kien le tenía hipotecado el corazón, kien le había sujetado con hilos invisibles para impedir ( sin ser consciente, sin ni sikiera haberlo pedido) ke me propusiese escaparnos y hacer una vida juntos.
Y así fue como volvió a tomar las riendas mi antiguo yo.

( Continuará)

14 comentarios para “LAS BRASAS”

  • Carlos B:

    Noooo. Me da miedo el otro yo…Y eso que con tanta ida y venida ya no se cual pesa más. La “Otra M” tiene que publicar esta historia pero ya…

  • Elena:

    Joooooooder, uf…qué difícil es ser frío y no dejar que las cosas se nos escapen de las manos…
    Y qué miedo me da seguir leyendo…porque suena cada vez más complicado y desgarrador…

  • Ardo en deseos de leer la continuación… de todas formas, hago mías las palabras de P, (quitando lo de “perra”)… yo mismo daria un riñón por vivir una historia así de imborrable en mitad de agosto… pero nunca seré tan valiente, me temo. Lo dicho: con muchas ganas de saber cómo continúa

  • Elena:

    Pues yo, la verdad…prefiero no vivir algo así. Bueno, no sé cómo acabará, pero de momento…es un querer y no poder horrible. Quita, quita…

  • SUPAKI:

    Lo único que espero es que contarlo de esta manera tan sincera, (con pelos, sal y señales) te ayude a salir del ofuscamiento y puedas tirar palante, que seguro que tienes un “peazo pecuezo sin pirsines” por ahí esperándote.

  • Meg:

    Cuánto amor y cuánto dolor también. Espero que La Otra M no hiciera ninguna tontería…

  • Sra. Amparo:

    Estoy que no estoy! como cuando te enganchas a un libro! hay tantas frases que le copiaria… pero no quiero imaginarme lo que va a pasar después, qué fuer, que frenético, que envidia de vivir algo así en pleno verano, aunque la verdad todo depende del final…
    “El dolor provoca ganas de hacer daño”, no puedo estar más de acuerdo, pero también es cierto que esas ganas se pueden disparar o bien olvidar en el momento menos pensado… me gustaría que fuera esta segunda opción, pero me da a mí que no…

  • adefesio:

    Me quedo con dos frases:

    “ Deberías estar contento, perra; hay gente ke no va vivir una historia así jamás ni a va a sentir en millones de historias de amor lo ke tú has sentido en sólo dos días. Piénsalo; te has kedao con lo mejor.? (Lo mismo que el Sr. Sufur y por las mismas razones, pero sin quitar lo de perra, por supuesto).

    “El dolor provoca ganas de hacer daño, eso fijo.”

    Supongo que empeñarse en odiar a quien no puedes tener o en hacer que te odie es una manera de superarlo y seguir adelante, aunque la mejor, sin duda, es lograr que no te importe, que no te duela, porque el odio duele al estar demasiado cerca del amor, aunque suene a topicazo.

    Yo todavía estoy en ello.

    Y, como todo el mundo por aquí, también estoy en ascuas por ver cómo sigue la historia.

  • Casiná:

    Decir que espero no hiciera ninguna tonteria, es como pedirle peras al olmo, no?. Qué complicado es el ser humano, y qué reacciones tan absurdas y desproporcionadas tiene a veces. Pero eso es la cara y la cruz, la grandeza y la miseria humanas. Me tiene en ascuas………………

  • ohm:

    lo de querer conocer a su novio me parece un error enorme, pero deje que le diga que yo hice eso mismo

    parte 4 YA!!!

    esto es un sinvivir

  • Ohm, no puedo coincidir más contigo, y creo que todos hemos pensado lo mismo, y hecho justamente lo contrario… así es el amor, y por eso se escriben canciones sobre esto, y no sobre bujías o masters en dirección de empresas. ¡Qué putada cuando lo estás pasando pero qué bien poder hacerlo!

  • Ake:

    Definitivamente esto es un sinvivir. ¡Estoy super enganchado! ^^

  • js:

    El amor es como un agujero: mientras mas le quitas, mas grande lo haces…el amor encierra siempre las dicotomias mas simples y complices.Mas tenues y extremas. Mas dulces y mas siniestras. Mas suaves y mas sinceras como asi mas dolorosoas y mas agrias. Siempre como un funambulista sobre un mar de duduas existenciales de querer y deber… El amor es siempre irracional, aun en los momentos mas racionales. Por eso el amor despues del amor siempre sera alguien que mire hacia atras.

  • Esto es como una película !!!!!, me he enganchado a la frase ““¿Sabes? Despues de tres años estoy muy enamorado, pero no sé como demostrárselo, lo único ke me apetece todo el tiempo es follar, pero no como un desahogo, en serio; es una pura demostración de amor; ya ke no puedo comérmelo, por lo menos me lo follo?

Deja un comentario