LAS CENIZAS

Akí la primera parte; LA CHISPA
Aki la segunda parte: LA LLAMA
Akí la tercera parte: LAS BRASAS
Akí la cuarta parte : EL HUMO

FUEGOS ARTIFICIALES ( Y 5)

Lo siguiente ke recuerdo es estar en un descampado, apoyados en el coche ( ¡ Mi coche!), fumando unos porros, compartiendo una litrona. El aire pegajoso y marítimo de la madrugada me hizo volver a la consciencia perdida nosecuantas cervezas después. Habíamos bebido mucho, y èl con su tamaño debía amortiguarlo, todo lo contrario ke me pasaba a mí, ke el alcohol me había hecho el efecto de una bomba de la desmemoria, porke apenas recuerdo nada del bar más allá de una conversación de tanteo y bromas entre las cañas ke volaban rapidísimas. Creo ke, al menos, mantuve la dignidad y el ekilibrio, ke no es poco.
El ambiente era tan húmedo ke parecíamos teletrasportados al Trópico, coronados por la luna hecha de una rodaja de naranja. No cesábamos de sudar, y la camiseta se le pegaba al pecho, escribiendo en lenguaje braille la palabra pezón.

Los dos apoyando la espalda y el culo en el coche, y mientras articulaba las palabras ke luego emitía al aire húmedo y pegajoso, su cuerpo vibraba de un modo ke hacia reverberar la chapa del coche en ondas metálicas, para recibirlas mi cuerpo después.Por eso no prestaba
atención a sus palabras; la sensación del eco de acero de su cuerpo en el mío era
demasiado cautivadora y absorbente. Hubo un instante en ke su brazo
rozó levemente mi brazo; su vello a contramano del mío, haciendo de peine suave y sutil, apenas una milésimas de segundo, ke tuvo el poder de un trallazo de electricidad estática de miles de voltios emocionales.
Su voz…Su voz también era deliciosa, mecagoenlaleche… La entonación chuleta madrileña me pone, no lo puedo evitar, y la suya era grave y de niño, tan tímido, directo y diáfano ke sería imposible no pensar ke el poseedor de esa voz era un buen tipo, y de hecho lo era; todas las características de su voz serían aplicables a su persona. Y allí estaba yo, preguntándome ke sorpresa sería la siguiente., cuando podría atacar, pasar a un plan ke ni recordaba y ke ni sikiera sería capaz de llevar a cabo en mi penoso estado etílico, hasta ke me di cuenta de ke me estaba hablando de…Su novio…

Las manos de niño le temblaban cuando le pasé el porro.

La borrachera se me bajó a los tobillos al ritmo de su confesión.

“ Yo lo dejé todo por él y a veces parece ke le diera igual. Dejé mi ciudad, me fui a Madrid, dejé mi trabajo, mis amigos y mi familia, pero a veces pienso ke no lo valora o me kiere…O al menos no como necesito…Él es una persona muy sexual, y me gusta , pero también me gustaría ke no sólo se acordara de mí para el sexo…Kiero decir…Es incapaz de darme un mínimo de cariño si no es para calentar la cama y si no estoy dispuesto a follar, se moskea…Y yo lo kiero tanto, lo necesito tanto…?
Je.
Ke irónico todo.
Si él supiera….
Nunca dejará de sorprenderme la capacidad ke se tiene en pareja de estar lejos cuando se está tan cerca; la miopía debe ser uno de los efectos del amor. Se kerían con locura y se estaban perdiendo mutuamente. Menudo par de gilipollas.

Es algo asumido por todo el mundo ke nunca apreciamos lo ke tenemos.

“Atravesamos una etapa rara. Encima ahora ha perdido el trabajo y no sé ké hacer para animarlo, siempre está deprimido y yo lo kiero tanto… Estuvo akí hace cosa de una semana, porke este año no hemos podido tomarnos las vacaciones juntos y volvió a Madrid distinto. No sé, como ausente. No me importa ke se acueste con otros, pero creo ke esta vez ha habido algo más y me pilla con pocas fuerzas para solucionarlo.?

Viva! ( Grité yo para mis adentros ) Viva y mil veces viva! Regresar como ausente sólo podía significar una cosa, y era totalmente a mi favor: había dejado huella, había sido algo más. Me sentí grande, me sentí fuerte, me sentí importante y ganador del primer round. Y eso ke todavía no había dado el K.O. , porke el chico se estaba poniendo a tiro de una manera ke no me terminaba de creer, pero precisamente esa vulnerabilidad no escondida hacía de la pieza un trofeo mucho menos valioso y deseado. Entonces ocurrió algo ke me desbarató por completo: se puso a llorar.
Durante unos segundos interminables me kedé observando el recorrido de las lágrimas, hierático y estupefacto, tan blokeado como arrollado por como se estaban sucediendo los acontecimientos. No fue histérico, ni lleno de hipos ni ruidos ; fue un llanto grave, silencioso, de los ke dejan escapar lagrimas grandes como ríos de lava; lentas, ardientes, pesadas.

Conseguí reaccionar y le apreté el hombro, diciéndole vaguedades y terrenos comunes del tipo “ no te preocupes? o , “todo se va a arreglar “, incluso “ seguro ke sólo es una mala racha “, mientras él se tapaba la cara en un gesto de vergüenza púdica, pidiéndome disculpas y repitiendo como una letanía “Es ke no puedo más…Y ya no sé ke hacer…?.
En ese momento, con dos frases oportunamente dichas, hubiese hecho historia de la pareja ke ellos dos formaban. Pero no es ke no kisiera…Es ke no podía.
Se mostraba ( transparentemente) dolido y sincero, niño y hombre, y esa autenticidad me estaba deshaciendo las entrañas congeladas para convertirme en un ser con instinto de protección, deseoso de ser de nuevo receptivo a la ternura. Alguien ke un día fui y del ke ya ni me acordaba.
Una ternura ke me estalló en la cara cuando de improviso me abrazó para derrumbarse, y esta vez sí, llorar desconsoladamente. Parecía con mucha necesidad de hacerlo, y por eso kizás tenía el sonido profundo de lo ke ha sido guardado durante meses, incluso años. El alcohol muchas veces es la llave. El cuerpo le temblaba en un estremecimiento ke se encadenaba con otro estremecimiento y ke por contagio me estremecía a mí.
Juro ke me dejó sin capacidad de reacción, ke hasta subir los brazos para devolverle torpemente el abrazo me costó un esfuerzo de máxima dificultad. Pero no me atreví a apretar; mantenía la distancia con prudencia porke tenía miedo, miedo paralizante, pero no sé si más de él o de mí mismo.

No sabría contar cuantos minutos transcurrieron, pero pesaban como siglos. Él se fue calmando poco a poco y acertó a decir mientras deshacía el abrazo “ Perdona por la escenita…No suelo acostumbrar a hacer esto…?. Le kité importancia y me atreví a echar mano de un par de bromas ke hasta le robaron una sonrisa entrecortada. Seguí bromeando y casi se rió. Por primera vez desde ke nos habíamos conocido y a la vez ke se limpiaba la nariz con la muñeca, me miró a los ojos.

Sabía ke lo iba hacer, lo sabía.

Fue como un recuerdo ke me vino de improviso. Como también recordé ke estaba a punto de besarme, porke los seres humanos somos casi idénticos en nuestros comportamientos, y lo ke él iba a hacer lo habían hecho miles de personas ya. Es como si kedara grabado en nuestros genes y en la memoria colectiva y yo en ese momento lo recordé. Ni sikiera en nuestras vivencias somos únicos o especiales; siempre hubo alguien ke ya vivió lo mismo ke tú. Por eso sabía ke su beso sería lento y dulce, acuoso, con sabor pecaminoso y el deje reconocible de la culpabilidad y la venganza.

El conocimiento íntimo de su lengua tuvo el poder de regresarme a la realidad bruscamente.
Un momento, me dije.
( Su lengua rebuscando en mi boca)
KE SE PARE TODO UN MOMENTO, JODER.
No, no, no, NO.
Si follaba con él me convertiría en lo ke siempre detesté; un marica-tipo sin escrúpulos, un monstruo nacido de lo más oscuro del ambiente, de los ke ya no reciben placer por lo bueno, sino por lo malo, de los ke merodean en las discotecas a las seis de la mañana en busca de la pieza más tierna a despedazar, de los ke ya no tendrán solución posible ni vuelta del
camino. No; no iba a permitir ke el sufrimiento me convirtiese en unmonstruo de cadera blanda afilada y pluma manchada con la sangre de los otros; si lo pierdo todo, al menos ke me keden los principios y una pizca de dignidad.

Cuando tuve su boca en la mía, por fin pude pensar calmadamente, y mientras mi nuevo y mi antiguo yo se disputaban la decisión final, pensé ke no estaba dispuesto a ser un engranaje más de la apisonadora ke, tarde o temprano, a todos nos pasa por encima. Akello no estaba bien, me estaba comportando como un hijodeputa retorcido, no tanto por el posible polvo en sí sino por sus circunstancias, nada atenuantes; los dos habían sido honestos conmigo y eran buenos tipos ¿ Con ké derecho , con ké argumentos me creía justificado? ¿ Ké cojones hacía yo jodiendo nada? ¿ Ke sentido tenía ningún puto plan ke no fuese irme , salir corriendo? ¿ Como se me había ocurrido llegar allí para irle con el cuento?

Era evidente ke ellos se kerían , por lo tanto, no había nada más ke hacer. El amor lo justificaba todo; el resto, son fuegos artificiales… Y por amor, debía hacer un gesto digno de toda akella historia, un gesto de renuncia como la mayor muestra de ke lo ke yo sentía era verdadero y auténtico.

“Oye? le dije para cogerlo de los hombros, separándolo de mí “ tú no estás bien, y si yo me acostara contigo esta noche estaría aprovechándome de la situación. Me da rabia este atake de bondad y de principios, porke tienes un polvazo , pero me gusta ke me elijan por mí mismo, no de carambola…¿ Me comprendes??
Me miraba con los ojos en blanco; no estaría muy acostumbrado a los rechazos y akella declaración mía nos dejaba a ambos en una situación cuando menos incómoda.
“¿ Sabes? No soy kien para dar consejos, y no os conozco casi de nada, pero creo ke deberías llamar a tu novio mañana mismo y hablar con él. Es evidente ke lo kieres, y posiblemente él también te kiera , pero no todo el mundo es capaz de demostrarlo de la misma manera. Te aseguro ke alguien ke kiere follar contigo a todas horas es alguien ke te ama…Ya me gustaría …No sabes lo ke es ke pasen meses y nadie tenga necesidad de ti….?

Encendí un cigarro para marcar aún más las distancias y hacerlas irrenunciables. No sé si lo entendió o es ke le había molestado, pero sé ke soné muy convincente, y después del sermón, sólo me contestó con un “Llévame a casa ?, seco, sin espera de respuesta.
Eso hice. Puse música y ni una palabra salió de nuestras bocas en el trayecto. Puede ke no tuviera excusa, pero al menos ya no me sentía tan mierda, y si él hubiera sabido, me lo habría agradecido, pero no, no podía decirle nada. Mejor todo así. El mal menor era ke se despidiera con un portazo.
Pero no lo dio, sólo dijo:
“Gracias por todo…Y perdona… Seguramente tienes razón y esta noche he hecho el ridículo…Ha debido de ser el alcohol. ?

El alcohol siempre es una buena excusa y todo el mundo lo sabe.

En el coche volví aliviado pero con la insatisfacción atroz de sentir ke la historia no tenía una conclusión, como un libro al ke alguien arrancó las últimas páginas, como una peli cercenada de fotogramas. Por eso siempre preferiré la literatura antes ke la vida: en lo escrito, las cosas tienen orden, sentido, llevan a algún sitio; en la vida, no.

Aunke lo escrito sea artificial o mentira.

Llegué a casa casi amaneciendo, agotado de tanto devenir emocional, preso del insomnio. Estaba superado por los acontecimientos, nervioso por lo ocurrido, y se me ocurrió ordenar la habitación en vez de dar vueltas en la cama. Zapatos a su sitio, periódicos atrasados a la basura…En un rincón todavía estaba la mochila ke me había llevado a la playa; saké la esterilla, la toalla, el protector. En el fondo de la mochila, un papel doblado ke desdoblé por si era algo importante. En bolígrafo apresurado , unas palabras escritas con una letra ke no era mía:

¿Sabes? El otro día en el sendero debería haberte dado la mano. Ahora me arrepiento de no haberlo hecho.
Nunca olvidaré estos días ni me olvidaré de ti.
Gracias

Kizás esa nota pueda considerarse un fin y decir eso fue todo.
Pero en realidad, no.

Cuando presencio un castillo de fuegos artificiales me acuerdo, estremeciéndome, de su cuello estrechado entre mis manos ( y este verano he presenciado muchos…fuegos artificiales ) y sé ke ya , siempre , cuando vea la pólvora luminosa explotar, me volveré a acordar de él y de tres días maravillosos de Agosto donde los astros y el tiempo se detuvieron por nosotros. Y cada vez ke vuelva a las playas ke nos vieron juntos, me acordaré de él , reviviendo las escenas como si fueran ajenas a mí por estar ya escritas. Aún así, deseo con todas mis fuerzas sinceras ke ellos dos puedan ser felices; un poco, moderadamente, pero felices.

Y efectivamente, como suponía, nadie consigue estar a la altura. En la línea ke describe mi vida, él sería apenas un punto, y sin embargo, brilló con tanta intensidad ke aún estoy cegado. Me jode guardar esta especie de luto, comportarme como un siervo deseoso de humillación, pero el amour fou tiene sus reglas y yo acepté jugar; ahora es cuando me toca pagar la apuesta y lo jugado. Es injusto ke me remueva más ke otros hombres con los ke conviví pero yo, al menos, no se orientar mis emociones, hacerlas justas y ecuánimes; si fuera así, no serían emociones…Serían pensamientos escritos en un papel…
Como ahora.

Con esta historia he perdido el único lenguaje del ke me sentía dueño y experto, y meses después, aún no lo he recuperado, y eso sí ke me deja triste durante horas, porke ni a los pekeños placeres del sexo esporádico parece ke tenga derecho ya. Tengo la impresión de ke el sexo nunca volverá a ser igual y de ke yo me kedaré mudo el resto de mi vida. Al final, las excursiones del viaje , por muy bonitas ke sean, nunca compensan.
O sí.
Porke se aprende. Y eso le da un sentido a la existencia, el convencimiento de ke ha merecido la pena acumular experiencias, llenar las hojas del libro ke vamos escribiendo cada día vivido. Sin necesidad de escribir.

Como siempre, me keda atar palabras para fotografiar con la memoria. Una vez escritas las emociones, casi me siento un poco Dios, y soy capaz de mirar a los personajes con la distancia adecuada, incluso aplicándoles una pátina de humor, pero sólo después de estar escrito. Ahora las palabras son más controlables y los personajes ( incluso yo) más entendibles. Ahora miro su foto, buceo en sus ojos-miel de la imagen kieta y me alegro de haber conocido el mejor y más verdadero sabor del verano y aceptarlo como bueno, como un privilegio ke casi me hace un iluminado ke debe contar su revelación. Ahora me siento orgulloso de haber sido elegido por el amour fou para ser su profeta. La vida se ha hecho literatura y todo tiene sentido.
Y ahora, por fin, acepto ke nada hay más artificial ke vivir .
Todo el mundo debería saberlo.

FIN

28 comentarios para “LAS CENIZAS”

  • Elena:

    Uf…

    Estoy sorprendidísima por este final, no me lo esperaba para nada.

    Me admira sinceramente la generosidad que tuvo con ellos. Entiendo lo del no-polvo, porque en una situación así hay que tener muy pocos escrúpulos para ponerse a follar con alguien con tanta tristeza encima…pero desde luego…yo no podría, no podría desear que les fuera bien, la verdad.
    Seré una mala persona, pero es que cuesta tanto encontrar a alguien especial, que a veces a una le sale la vena chacal y…a por todas, sin importarle un huevo lo demás y la rabia y la impotencia te pueden.

    No sé, me cuesta explicarme porque estoy muy impactada.

    No nos salen las palabras porque es que es muy fuerte la historia, a mí por lo menos. Yo no me desanimaría por los pocos comentarios, tienen que entender que pocas veces se leen cosas así de reales y sinceras y yo al menos estaba bastante estupefacta y sin saber muy bien qué decir, imagino que como los demás

    Tengan también la seguridad de que muchos y muchas hemos estado inquietos cada día esperando la continuación, porque ha sido una pasada.

    …muchas gracias…

  • ohm:

    uf… [ii]

    deje que le cuente que yo mismo he llegado hasta aquí muchas veces y después de leer sus posts tan llenos de sinceridad y emoción me he quedado del palo “no sé qué decir” y venir a decir eso, pues casi es mejor no decir nada [un poco como cuando te deja alguien y te viene tu coleguita y no te dice nada, porque no procede, no hace puta falta... porque sabes perfectamente que lo que tiene tu coleguita es un nudo en el estómago y no encuentra las palabras, pero sabes de sobras que ahí está]

    y es ahí, en ese puto silencio donde descubres todo lo que no te han dicho

    en resumen: le sirvan esos silencios para darse cuenta de lo mucho que nos ha llegado todo lo que ud. nos cuenta. tanto… que no hemos encontrado las palabras para “no decir nada”

    deje que le cuente [ii] que me pasé un verano con un post-it en la pantalla del pc del curro que decía 05/09: la otra m, de lo muy flipado que me quedé con ‘la última noche en k amé de verdad’

    jo…

    y como se me cita en el post de arriba, ya le digo yo que las gracias infinitas son para ud. por escupir sus sentimientos de tal manera y, pese a que no le conozco más que virtualmente, ojalá y pudiera tenerle cerca para darle un abrazo

  • pixie:

    hola,
    Va a ser repetir lo mismo pero es cierto, no sabía que comentar y me ocurre muchas veces, pero cuando el post algo más trivial es más fácil escapar con cualquier tontería.
    He leido los 5 capítulos de su historia, con bastante retraso porque he tenido una semanita de cojones, los he leido a veces por partes y siempre con prisa, no con la calma necesaria para hacer un comentario adecuado a la gravedad del relato. Por otro lado, sus respuestas a los comentarios son algo esencial, siempre que escribo algo busco sus respuestas para comprobar mi sintonía con Uds., para ver refrendados mis puntos de vista, mis gustos, en definitiva buscando su aprobación tanto como Ud. la nuestra.
    En este momento y tal como estan los sentimientos, solo puedo decirle que siga Ud. escribiendo cuanto quiera, que vaya pensando en darle formato a esa colección de relatos con los que nos deleita.
    Ya buscaremos la próxima vez una forma de hacernos ver, tendremos que crear un código para que Ud. nos sienta frente a ordenador leyendo iluminados por la luz de la pantalla, para que sepa que estamos ahí en silencio.
    Miles de besos en el pescuezo.

  • sindri_:

    Sólo puedo decir que ha sido usted muy valiente, y le admiro por ello. La dignidad, el ser consecuente con uno mismo, es algo que echo en falta tan a menudo.

    Un abrazo muy fuerte.

  • Nyc:

    Sólo quien sabe qué es realmente estar enamorado puede tener la valentía y la generosidad de dejar partir al otro. Sólo un hombre íntegro es capaz de parar en seco en una situación tan difícil y poner las cosas en su sitio. Sólo esa persona sabe lo que duele, lo que cuesta seguir adelante.
    Por supuesto que la literatura es muchísimo mejor que la vida, que es fea, desagradable y una hija de puta la mayoria de las veces. Pero sólo en la vida real nos podemos encontrar con alguien que puede convertir en algo hermoso, todo lo feo, desagradable e hijo de puta que tiene la vida. Y eso es lo que ha hecho la otra M en este relato, decantar la experiencia y regalarnos un relato, que para mí ha sido un lujo poder leer.

    En cuanto a los no comentarios, creo que todos hemos sentido el vértigo del recuadro en blanco en el que se te pide que digas algo. A todos los que escribimos en un blog creo que nos ha pasado alguna vez, la sensación de frustración de currarte una entrada, de dejar por escrito sentimientos y experiencias y que no recibas feedback de la gente. Es cierto que nadie nos ha pedido que escribamos, que si lo hacemos es porque nos da la gana, pero también gusta que te digan algo, que sepas de alguna manera que te han leído, aunque como bien dice el Sr Ohm, a veces la única respuesta sea el silencio.

    Y como comentaristas, a mi al menos me pasa que no soy especialmente ágil ni rápido en la respuesta y hay veces que me paso horas después de haber leído una entrada dándole vueltas y pensando qué decir y cómo decirlo, porque quieres que tu respuesta esté a la altura de lo que has leído, pero tampoco pasarte de listo, porque a veces temes ser un tocapelotas con las cosas que dices, o eres incapaz de transmitir por escrito el punto de ironía que da sentido a tu comentario…

    Bueno, corto el rollo. Que muchas gracias por regalarnos estos relatos y dejarnos disfrutarlos

  • casiná:

    Ante todo las gracias a usted, estar sabe que estamos, aunque a veces tan impactaos, joer!!!!, que se queda uno sin palabras, pero no dude que estamos, y ya que d eotra forma no se puede, pues reciba ustes un fuerte, muy fuerte abrazo virtual, que es la mejor forma de expresión cuando faltan las palabras, así que dese usted por abrazado.

    Me alegro del final del relato, aunque reconozco lo duro que debió ser, pero convvenga conmigo en que no podía ser de otra manera, no sería de recibo que alguien con esa sensibilad, y toda esa vida que lleva a las espaldas, cargada de experiencias, se dejara llevar por el “lado oscuro” (si se me permite la comparación).

    Uno en su loca cabeza puede verse afectado por infinidad de ideas absurdas, planes locos, argumentos sin sentido, que tienen como unico fin justificar lo injustificable y hacernos menos doloroso lo insufrible, pero…….afortunadamente hay un momento de lucidez en el que se nos da la oportunidad de ser eso en lo que tanto nos empeñamos ser y que nos hace elevarnos en la escala de la evolución humana.

    Todo esto, quqe me me va el bolo y le pido disculpas por ello, es para decirle que olé sus cojones!!!!!!, que siempre lo más dificil es hacer lo que se debe, y que pese a lo que pensemos en un principio se puede rectificar y hacer lo debido, que eso es lo que nos hace personas, HOMBRES o MUJERES así con mayúsculas, eso y no con quien se acuesta uno, o las veces quqe se rasque los güevos uno escupiendo o cagandose en…..

    No esperaba menos de usted, así que mi admiración, mi respeto y toooooo mi apoyo porque se que debio resultar mu pero que muy dificil, pero esté seguro qeu mereció la pena……por usted más que por nadie. Un besazo enorme.

  • Yo no me esperaba tampoco este final. He seguido toda la historia aunque no la he comentado antes porque no sabia que decir. Me ha encantado, la verdad.

  • SUPAKI:

    Que callao te lo tenias zorra, estoy recuperándome cual Virgen del Contrapasmo.
    Ya hablaremos. Te quiero (más).

  • Una cosa le digo: sólo he podido leerme la primera parte en condiciones, esto no es para leerlo de prisa y corriendo, sino para digerirlo; y como le comenté la otra noche a La Otra M, es muy difícil poner todas sus vivencias en palabras sin caer en el tópico.

    Un abrazo enorme a toda la redacción. Y POR FAVOR, NO CIERREN NUNCA ESTE BLOG.

  • Hm:

    Me ha encantado la historia, cómo la ha escrito y como ha ido desgranando sus sentimientos… siempre es una gozada venir a leerle…

    No entiendo la gente que opina que bueno, que hay gente que no viviría lo mismo… sí, será cierto, pero eso no quita la realidad de que al final ha habido dolor y en cierto modo, perdedores… de hecho, no he podido evitar pensar en hacer uns analogía de sus cinco capítulos con cinco actos de una tragedia de Shakespeare, donde al final se desarrolla el drama de forma violenta y demoledora.

    Los libros son ordenados… cierto… y siempre pueden servir para admirar un mundo cerrado y autoconcluso… alguien tan aficionado a las rutinas como yo (aunque no lo crea), lo valora… pero al final siempre es mejor la vida, por muy zorra y muchas patadas que nos pegue… que su historia no tiene final… mejor; eso es porque sigue viva… en otra ciudad y con otros actores… usted ha tenido su escena y ha hecho mutis a la manera de esos secundarios que apuntalan la obra… sigue viva, y es bueno, porque es mejor un recuerdo vivo que uno muerto; porque los muertos pesan mucho.

    Un abrazo, tontorrón.

  • Sra. Amparo:

    Ufff!!! Venia en el coche de camino para casa deseando que hubiera escrito el último capítulo… Yo tengo que decir, lo primero de todo, que después de leer cosas así, así de chulas, de bien (muy bien) escritas, con tantos sentimientos y tanta realidad, tanta sinceridad, pues después de todo eso, no sé los demás, pero a mí me cuesta mucho responder, comentar, no sé muy bien como expresarme. Supongo que todos, en algún momento de la historia hemos sentido lo mismo. Yo hubiera sido incapaz de buscar al otro chaval, y mira que yo misma me soprendo de las cosas que ahora soy capaz de hacer o de sentir, pero en lo que coincido totalmente es que hay historias muy breves que marcan para siempre y que nunca se olvidan, y que por mucho que pasen los años serán difícil de superar. Lo que más me ha gustado de todo ha sido, sin duda, cómo está escrito. Nunca podría tener palabras para expresarlo igual. Del capitulo de hoy me quedo con eso de que “la miopía debe ser uno de los efectos de amor”.
    (y que conste que yo soy de las que normalmente leo y nunca escribo!)
    Saludos

  • Gárgamel:

    Pues yo le tengo que decir que no me sorprende nada (pero nada) su reacción porque ya se le nota que tiene usted un corazón que no le cabe dentro. Ojalá que la mitad de “triunfadores” que se ven por ahí con las barbillas en alto tuvieran un ápice de su integridad y su capacidad de empatía.
    Joder, aunque ya me lo esperaba me ha dejado usted con el corazón encogido…

  • Murci, no te enfades, que no hayamos comentado no significa que no hayamos leído, entendido y compartido. A veces, no salen los comentarios y hay que forzarlos, y forzar no es bueno

    Muacks!!!

  • Oye:

    A mi estas historias son lo que mas me gustan del blog ..
    Es que lo cuentas mu bien
    Y que quieres k te diga, me gusta k se impusiera la cordura Cuando se enciende una Luz roja y algo dice No! Hay que saber hacer un elegante mutis Vivir cosas porque si en plan vampiro emocional … No es vida
    Un abrazo

  • Bienpaga:

    Voy a pasar del “formato papel” que me dejaste a este virtual. Ya he leido por aquí que esperan que publiques y es genial leerte en el coche, en la cocina mientras vigilas la cena de tus peques,… Y por fin llegó la noche de insomnio que toca cada x semanas y aquí me tienes enganchada a tu planeta, siguiendo colectivamente tus entregas.
    Ya sabes que no soy objetiva, pero después de leer los comentarios que me preceden a lo largo de toda la entrega, que sepas que me encanta lo que escribes y como lo escribes, en fin. Ha sido un placer. Hasta el próximo insomnio. Besos

  • Bueno, supongo que hoy ves las cosas de otra manera, pero es importantísimo que distingas los comentarios, y la “respuesta” en internet a algo que publicas a su capacidad de emocionar, o a ver si eres seguido o no. Puede ser también efecto de la longitud, no lo dudes, y de la inmediatez que, desgraciadamente, se exige a toda forma de manifestación “artística” por este canal, pero qué duda cabe de que tu texto es hermoso, está muy bien escrito, y ha sido capaz de emocionar a muuuuuuucha gente, y de hacer pensar, y de encogerse corazones, y de llorar, claro que sí. Un abrazo muy muy fuerte y, por supuesto, enhorabuena. Recuerda que, en realidad, este es el primer texto “largo largo” que escribes y que las expectativas sobre la repercusión de nuestro trabajo casi nunca coinciden con lo que pasará en realidad, y otra cosa: todas las historias de éxito son historias de constacia así que, lejor de tirar la toalla, insiste. Un beso muy grande.

  • Js:

    por lo visto y leido, el blog esta a la altura de esta redaccion, y esta a la de los comentaristas. Esto seerece un festejo, una festy party, a q si? Yo consigo un sitio

  • Qué grande.

    Qué grande.

    Qué grande.

    Creo que lo he dicho ya, pero a pesar de toda la tormenta de sentimientos y de todo el sabor amargo de la ceniza en la boca, daría un riñón por vivir alguna vez una historia así, tan intensa, tan humana y tan lúcida. Me ha emocionado de una forma que no soy capaz expresar, porque no tengo esa capacidad creadora arrolladora que desborda en el relato. En cuanto al final, yo no sé si en ese coche, con ese hombretón ebrio y vulnerable al lado, habría tenido la misma nobleza y la misma altura ética que usted. De verdad que no lo sé. Qué grande, de verdad.

  • Después de leídos todos los capítulos de golpe (uno no soporta las historias a plazos), se me queda el concepto de la racionalización. Siempre que sabemos que estamos haciendo algo descabellado, nuestra mente genera una justificación racional absurda: sé que lo de seguir a alguien para saber dónde vive es una estupidez, pero yo mismo me lo justifico como algo necesario y totalmente racional.

    Y también pasa en sentido contrario: me apetece hacer algo tonto, estúpido y loco, pero mi cabeza me dice que no debo porque blablabla y me monto yo mismo mis comeduras de tarro.

  • Me ha dejado un nudo en la garganta alucinante.

    Y haga el favor de registrar la historia, que de aquí, como mínimo, sale un corto la mar de interesante.

  • Meg:

    Eres un sol, una estrella, un auténtico artista que hace que me emocione y llore al leer este capítulo. Con el corazón en un puño, quería seguir avanzando en la lectura y no quería seguir leyendo para no descubrir que la vida duele, que no es un episodio de Friends en el que todo acaba bien.

    Y es que llegas a conmover hasta los cimientos de cualquier idea que tengamos predeterminada sobre la vida, las relaciones, las consecuencias de nuestros actos.

    Como otros han dicho, no es que no nos guste esto que estamos leyendo. Es que parece que nos estamos metiendo dentro de ti y eso nos hace sentir por las mismas cosas que sentiste tu. Y duele, duele mucho y a veces no sabes qué decir, no encuentras las palabras de aliento necesarias para llegar a animarte y a veces, es mejor el silencio (y la comprensión) que escribir por escribir y decir cuatro chorradas.

    Y es que, Muriel, no eres mala. Eres humana, eternamente cercana, una viviente doliente. Y te queremos, sigue ahí, no te rindas.

  • CARLOS B:

    Joder como me ha llegado…De todos los capítulos este es el que más me ha emocionado, no se si por que como por ahí arriba han insinuado despues de este relato ya nos hemos metido en su piel o porque dice cosas que me pasan por la cabecita cada día de mi existencia. Plantea dudas que tengo en mi vida diaria de pareja y sobre todo me obliga a buscar la manera de remodelarlas.
    También me ha emocionado el tratamiento que hace del personaje, pareciera que lo trata con compasión, como a un pobre hombre frágil y desvalido, pero en el fondo creo que lo que le pasa es que le comprende, y eso abre una luz de esperanza y otra dimensión en la forma de amar de “La Otra M” de aquí en adelante, más rica, más madura y más positiva.
    Mil gracias a usted por compartir sus sentimientos con nosotros y dejar que nos entrometamos en ellos.
    Por cierto despues de todas estas cosas tan bonitas y bienintencionadas que le han dicho no se quejará de lo claro que nos quedo el segundo mandamiento, a saber, “-2)El modo de relación con el Planeta Murciano es el peloteo…” Si es que sus loectores son chicos listos ;) Besos fuertes.

  • El Escriba:

    Me he sentido muy identificado en este última parte, a veces cuesta mucho llegar a sincerarse con quien quieres, llegar a exponerle tus dudas, tus miedos… Me sorprendió la reaccion de MM.

    El día que nos conocimos usted me dijo que esto era una catarsis para la redacción. Entiendo las ganas de cerrar el chiringuito, pero creo que ni uds. , ni nosotros entendemos nuestro día a día sin el Planeta Murciano.

    Me da igual que piense es peloteo-mamada, pero es lo que hay. Sin más.

  • Oye:

    Ademas es que yo me he visto en una de estas ultimamente e hice mas o menos lo mismo… Entrometerte en una pareja si quieres mucho a uno no procede.
    Porque te quitas la espinita, y de momento parece que lo has conseguido pero luego la caida es mas fuerte… Porque ya “lo has probado” pero hay que cargar con la responsabilidad..
    Ha sido una historia genial

  • adefesio:

    Ante todo mis disculpas al resto de lectores a los que pueda haber despistado con mi comentario del jueves. Lo de que hasta el lunes no podría conocer el final de la historia se refería a mi persona, no a que no fuera a publicarse hasta hoy.

    Después de haberlo leído, casi excuso de repetir todo lo que han dicho los demás, porque comparto muchas de esas opiniones.

    Ha sido un alivio comprobar que la cosa terminó “como debía”, pero tampoco me ha sorprendido en exceso.

    También le he dicho en muchas ocasiones que ante las historias de la otra M, la mayoría de las veces no sabe uno qué decir y en esos casos es mejor no decir nada, pa no cagarla. Y esto último Ud. lo sabe muy bien ¿verdad?

    Soy de los que piensa que estas historias no pueden pasar en la vida real, y por eso, para serle totalmente sincero, casi siempre me dejan cierta sensación de: “¿se quiere quedar con nosotros?, ¿nos estará tomando el pelo?”.

    Aunque después de haberle “conocido” se entiende que a personas como Ud. sí le puedan suceder. Yo, desde luego, nunca tendré esos “problemas”, y no sé si eso es bueno o malo, supongo que todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

    En fin, no sé si este comentario será o no de su agrado, pero la costumbre de la otra M de no responder a los comentarios que se hacen a estos post, aunque es la única que a mi modo de ver tiene lógica, siempre te deja en una situación un tanto incómoda.

  • Oye, que yo he estado fuera toda la semana y no he podido leerlo antes ;)

    Vaya historia. Yo opino un poco como P., al menos puedes sentirte orgulloso de SENTIR que eso no es algo de lo que todo el mundo es capaz.

    Y mira lo que son las cosas que a mí hace poquito también me dio una ramalazo de bondad de esos y también renuncié a un polvazo porque no me pareció correcto. Últimamente me estoaba convirtiendo en La Otra de profesión y tuve que decir basta. A ver cuanto me dura…

  • Ake:

    Aunque no haya habido un happy ending, que le quiten lo bailado al señor la Otra M. Disfrutar de un instante de verdad y felicidad es mucho mejor que la gente que prefiere mirar la vida desde la barrera. Enhorabuena a usted por su historia y por su excelente forma de contarla.

  • Sinceramente no esperaba otra reacción, hay algo que está por encima de todo y ese algo es el autorespeto, un bien escaso hoy en día, un bien que tal vez no nos haga sentir muy felices, pero que con el paso del tiempo siempre nos confirma en que hicimos lo correcto, y eso siempre es un orgullo.

    Mi admiración !!

Deja un comentario