3. TONI

57b Anteriormente en “PERDER LO GANADO”… CAPÍTULO 1:SANTI CAPÍTULO 2: ÁNGELA Le confirmé a Ángela que iría pero ya en casa, cuando apenas quedaban tres horas, la idea me pareció un puto rollo. El encuentro de empresas del sector que se organizaba cada año, acababa con una cena más fiesta más barra libre más nunca se sabe y es cierto que siempre me lo pasé de miedo. Es posible que por pura inercia respondiera que iría, que allí nos veríamos. Pero como ya dije, en casa me dejó de apetecer. Estaba demasiado cansado para volver a ponerme de nuevo las defensas, la coraza, los amortiguadores, las alarmas y los radares. Ángela tenía razón; vivir así era un puto infierno. Los primeros años de trabajar en mi empresa, ni se me planteaba aparecer por un evento de ese tipo; suponía que sería un sitio lleno de falsas amabilidades y convencionalismos sociales, corbatas tiesas y actitudes huecas y falsas. Maglia Kevin Durant Sin embargo, hubo una ocasión en que los directivos nos obligaron, sutilmente, a que todos acudiéramos. Y allí que me coloqué con cara de pocos amigos y muchas ganas de irme pronto a casa. Ángela había tenido suerte y se había puesto enferma, así que encima me enfrentaba solo a una larga noche de relaciones aburridas y plomizas. No obstante, me equivoqué, porque fue allí donde conocí a Toni. Mi relación con Toni era cuanto menos curiosa. Nos pusieron en la misma mesa y sucedió lo que podríamos llamar un flechazo amistoso en toda regla; como si nos conociéramos de toda la vida. No paramos de reír, de hablar, de hacer disparates durante toda la noche. Así, el vernos en el encuentro anual de empresas se convirtió en un rito, una tradición que no podíamos ni queríamos saltarnos. Y cada año comprobábamos como nuestras vidas iban cambiando, evolucionando y en definitiva, se iban haciendo más viejas pero manteníamos la química amistosa y las ganas de más, aunque por mucho que decíamos aquello de “Te llamaré” o “Tenemos que vernos”, nunca lo hacíamos. Mensajitos, eso sí, a millones. Vivir en ciudades a muchos kilómetros de distancia podría ser una justificación, pero era de lo más facilona, tengo que reconocerlo. Toni fue la razón exclusiva que me animó a ir al encuentro de empresas aquella noche, ya que Ángela (otra vez) se encontraba “indispuesta”, y como siempre me llamó a última hora, cuando yo estaba fuera de la ducha, vestido y arreglado, así que pocas excusas me quedaban para acudir, sobre todo teniendo en cuenta que había confirmado a la organización mi asistencia.

  • Adidas Stan Smith Uomo
  • Bien puedo decir que me equivoqué en muy poco. Los primeros momentos en el salón donde los camareros repartían vino y aperitivos oscilaron en una gama de sentimientos que iban del aburrimiento a la desubicación pasando por el desapego y acabando en la inopia. Adidas Pas Cher Pajareé de aquí a allá, haciendo acopio de sonrisas forzadas y frases hechas; yo no estaba especialmente social pero no es que la gente, al menos la gente que conocía de mi empresa, hicieran una gran labor porque me sintiera cómodo. De hecho, hubo un momento en que pensé que me estaban esquivando y haciéndome el vacío, pero bah, serán cosas mías, recapacité acto seguido. Debíamos ser unas doscientas personas, y como Toni tenía un puesto importante con capacidad de decisión, no tuve prisa por encontrarme con él porque sabía que se habría encargado de que nos colocaran (como todos los años) en la misma mesa. De puro aburrimiento, no dejé la oportunidad de que pasara un camarero sin probar el vino que traían en las bandejas, así que en poco tiempo atesoraba una tajada de alcohol más que importante. Para rescatarme del sopor, en un grupo de cháchara entre risas, descubrí a Toni, alto y con su espalda enorme y trapezoidal, tal como lo había conocido, brazos interminables escondidos en una americana, pelo ensortijado muy corto engominado hasta el último intento de rizo, con aspecto de eterno recién duchado y de buen chaval, el yerno ideal para cualquier suegra. Era de un tipo de marica que juega a tener y cuidar un físico despampanante y hombruno y que luego guardan un lado irrespetuoso e incorrecto para las distancias cortas, y no me refiero al amaneramiento, ni a ser mariquita mala… Era…Otra cosa…Como si nunca hubiera tenido miedo a decir todo lo que se le pasara por la cabeza, por muy incómodo e incorrecto que fuese, por muy complicada que fuese la circunstancia. La diferencia entre el Toni laboral y el amistoso (el que yo conocía) era tan grande que parecían dos personas distintas; yo había conocido al segundo de los Tonis y era al que apreciaba y con el que disfrutaba casi como un privilegio año tras año; hubiera apostado a que esa faceta suya, en su empresa, pocas veces sino ninguna, la habría visto alguien como me la mostraba a mí.

  • Cheap Nike Air Max 90
  • En el fondo, también envidiaba sanamente su valentía, quizás salvaguardada por su alta posición en la pirámide laboral; él no era el faraón, pero casi.

  • Canotte LeBron James
  • Kanken Big Baratas Me acerqué con prisas saltarinas por efecto (que no culpa; el vino estaba riquísimo) del alcohol; había que andar unos metros que casi eran la distancia de una pared a otra y desde lejos, Toni me vio. Conforme me acercaba, no me di cuenta de que algo iba mal, porque los ojos de Toni no eran de bienvenida, ni alegres, ni su cuerpo se volvió a recibirme con risas, ni percibí que apenas se inmutara. No lo vi (o más bien mi cabeza no tradujo los gestos y evidencias) y por eso llegué en modo quinceañera: – ¡Tooooni! ¡Cuánto tiempo! Estaba deseando verte y… – ¿Perdona? Creo que no nos conocemos… Sentí en la cara, ardiendo, el ridículo de los quince años, el que más duele.La gente que estaba en su corro me miró como quién mira a un monstruo en un silencio que hacía daño. Él, en cambio, no mostraba ni un atisbo de expresión, hierático e impasible. Pocas veces he pasado tanta vergüenza en mi vida y por eso bajé la cabeza; entonces vi que su mano agarraba la mano de una chica, como si fueran novios. Es posible que el alcohol fuera el detonante para que yo no supiera, quisiera o fuera capaz de articular algo más digno que un torpón y tartamudo “He debido confundirme…”. Repaso la escena y en frío y a posteriori sería capaz de decirle frases y palabras que lo hundirían en la miseria, pero no fue el caso. En cambio, me fui apartando de la gente, arrinconado a propósito hasta quedarme sólo con una copa de vino en la mano. No era capaz de levantar la cabeza y mirar de frente mientras un regusto a patetismo me llenaba la boca. A los minutos, avisaron de que ya podíamos pasar a la cena pero todas las posibilidades me parecían nefastas; si estaba en la misma mesa que Toni, no quería cenar con su desprecio al lado, aunque lo más seguro es que ya se hubiera encargado él de situarse en otra mesa visto su entusiasmo por el encuentro, así que aprovechando que la gente iba al comedor, llamé a un taxi por teléfono y me escabullí rápido, tratando de que no me vieran, sobre todo que no me vieran mis jefes en la empresa. Eran momentos donde la ofuscación me impedía buscar razones para entender lo que Toni me acababa de hacer y me sentía herido, mucho. Es cierto que en la línea métrica de mi vida, él apenas era una muesca de un milímetro y sin embargo, eso no me restaba dolor. Por la puerta pasaban coches y algún que otro taxi pero ninguno parecía ser el mío. Quería irme, necesitaba llegar a casa en ese instante y lamerme las heridas con delectación. Sin embargo, oh sorpresa, escuché mi nombre detrás: -Ernesto, espera un momento… Era Toni que me había seguido. Ahora ya sí que no entendía nada y toda la rabia y el ácido se me escaparon hechos palabras: – Perdone, creo que se ha confundido; yo a usted no lo conozco de nada. – Veeeeeenga vaaaaale; me merezco eso y más, pero dame unos minutos, vamos a acercarnos a esa cafetería de ahí al lado y deja que te explique… – No tienes que explicarme nada, está todo muy clarito. – No seas terco; lo que tengo que decirte es importante, muy importante. Venga… Me cogió del brazo. – Ni se te ocurra tocarme. – Aparte de las disculpas, te pido diez minutos; si tras esos diez minutos de charla, crees que has perdido el tiempo, te permito que me des una hostia, me tires el café a la cara o lo que creas conveniente…Pero si me dejas explicarte, puede que no compartas mi actitud pero es posible que al menos la entiendas. Maglie Milwaukee Bucks ¿Qué hacer? Nunca fui especialmente resolutivo ni rápido tomando decisiones. El orgullo me tiraba hacia el taxi y la curiosidad me mantenía a su lado. Decidí ir con él, sin mirarle a la cara, poniendo el gesto de desprecio más grande que tenía en mi archivo facial, pero fui. La cafetería tenía algunas mesas ocupadas y como yo iba delante, me senté en la primera que vi libre. – No, espera, no te sientes aquí; esta mesa está demasiado cerca de la gente y podrían escucharnos. Vayamos al final que será mucho más discreto. – No tengo porqué esconderme, no estoy haciendo nada malo. adidas zx 700 mujer – Buff, estás terco hoy ¿Eh? Hazme ese pequeño favor. A esas alturas aún no entendía nada pero le hice caso de nuevo y me dejé llevar; cosas del aturdimiento y la tasa de alcohol, o eso supongo. Mientras me sentaba, Toni se acercó a la barra y trajo un par de cervezas, aunque la mía ni la probé; se me había cerrado el estómago. Tenía toda la artillería preparada, ganas de decirle cuatro palabritas, necesidad de que acabara pronto. – No he hecho bien, Ernesto, lo sé. Te vuelvo a pedir disculpas, millones de disculpas, si quieres me arrodillo, pero los tiempos están cambiando a un ritmo de vértigo y hay que adaptarse a ellos, por eso quiero hablar contigo, porque o te adaptas o lo vas a pasar muy mal. – Sin adaptarme me acaban de humillar, no sé cómo podría ser peor. – Vaaaaale, lo he hecho fatal pero las cosas se están poniendo muy feas y se van a poner más. nike air max pas cher En mi empresa están haciendo inspecciones de personal exhaustivas como yo nunca había visto y han echado a dos personas. Jake Arrieta Jersey No sé si te acuerdas de Juanmi, te lo presenté el año pasado… – No, no lo recuerdo… – Pues sï; de patitas en la calle y con una marca en el curriculum que ya nadie le va a quitar. Lo va a tener muy muy complicado y yo no quiero acabar igual ¿Has leído el Manual del correcto ciudadano? – ¿Esa basura nazifascista? Por favorrrrr… – Deberías; lo vamos a necesitar. Nick Chubb – Georgia Bulldogs Jerseys Nike Air Max 90 męskie -¿Pero cómo puedes dejarte convencer por esa bazofia que el gobierno se empeña en meternos con calzador? -A mí no me han convencido, no te confundas, pero eso que llamas basura está siendo el cuaderno de ruta de este gobierno, siguen su doctrina paso a paso. Lo peor es que la mayoría de ciudadanos la está creyendo y aplicando a pies juntillas y eso tiene poca vuelta hacia atrás; las comeduras de coco son irreversibles. Pero leyéndo ese manual, se aprende..¡¡Vaya si se aprende!! Por eso creo que si se siguen sus pasos, uno evita meterse en problemas, se adelanta a ellos y los evita…Hay un capítulo que se llama “La enfermedad homosexual; una tara gravísima que tú mismo puedes corregir”. fjällräven kånken pas cher – Voy a vomitar. – Guárdate tu vómito y escucha; no digo que te creas lo que dice el libro, lo que te digo es que lo leas muy atentamente y entrelíneas podrás aprender cómo se pasa desapercibido. Evitarás muchos peligros. – ¿A qué peligros te refieres? ¿Vendrá el lobo hetero y me comerá? – Lo que has dicho es muy oportuno porque vives en el país de Nuncajamás, en un cuento que te hace feliz pero que te puede costar muy caro.Por eso no estás teniendo en cuenta nada de lo que te digo y no te va a servir, pero me vas a escuchar por mis cojones. – No sé si quiero continuar…Ya tenía el estómago revuelto pero ahora no sé si seré capaz de comer en lo que me queda de vida. Tú antes eras una magnífica persona, en tu empresa te valoraban muchísimo, tenías a todos los hombres que querías comiendo de tu mano…Yo hasta te envidiaba ¿Qué ha cambiado? No te reconozco… -¿Qué qué ha cambiado? Todo ha cambiado, TODO… goedkoop nike air max 2016 adidas hamburg damskie ¿No lo notas o no quieres que nada manche tu mirada idílica del mundo? Esto se acabó; tardamos toda la historia de la humanidad en conseguir que nos respetaran, en tener derechos, pero de dos años a esta parte nos queda adaptarnos, irse del país o morirse del asco…Asume que hemos perdido lo ganado y que nunca volverá a ser nuestro. – Qué poético…Y qué asqueroso. – Abandona a tus amigos, deja las prácticas poco saludables, lleva una vida correcta, procura que no se te note el amaneramiento, borra cualquier huella que pueda haber en tu casa. En el salón, antes, fuiste tan poco discreto… -Quizás al próximo encuentro de empresas debería encontrar a una chica con la que hacer el paripé, a ti parece que te ha dado buen resultado, y oye, no voy a negar que haceis buena pareja. – No es un paripé…Estamos…Prometidos. – Jajajaja…No me lo puedo creer;- (me puse muy muy mariquita)- chica, estás loca. – Ella sabe quién soy y me comprende y me respeta…Y sí, nos queremos a nuestra manera. – ¿Una manera de quererse privándote de una buena polla? ¿Tú? Jajajaja…Perdona que me ría pero esto es ridículo. – Podemos cambiar. Si se lo propone uno, se puede cambiar. Kirk Cousins Redskins Jerseys Yo lo estoy consiguiendo y me siento muy bien, de verdad; deberías intentarlo. – Has acabado creyendo y asumiendo todas esas putas mentiras de mierda, no llegan ni a cotilleo de revista cutre… -Las nuevas cepas del virus no son calumnias, son verdades; si hubo un contagio masivo, si hubo tantas muertes fue por las malas prácticas de los maricas… -Lo dices como si lo hubiéramos buscado o como si lo mereciéramos. – No, no lo justifico, lo explico. Lo mismo que te explico que si no hubiera sido por el incendio de la discoteca Hades, la de la capital , la de los ciento cincuenta y tres muertos, seguro que te suena… – Ironizar con ese tema no tiene ni puta gracia. – Quería decir que sin la Hades no estaríamos aquí, pero aquello fue el detonante, un desastre absoluto… – ¡Nadie tuvo culpa de ese incendio y menos los maricas que estaban en la discoteca! Fue un cortocircuito, se probó en el juicio y desde luego sí que no fueron culpables de que murieron familias y niños. Hablas como los panfletos fascistas que se dedican a propagar toda esa mierda… – No lo estoy aceptando, te lo estoy describiendo, que parece que vivieras en otra dimensión. polska biega asics Sabía que no serviría de nada esta charla, pero nadie podrá decir que no lo he intentado. Te juro que eres la primera persona con quién lo hago, porque en esta época que nos toca vivir, he asumido que cada cual debe hacerse cargo su vida, sus riesgos y las consecuencias de sus actos… -Lo que se dice un sálvese quien pueda en toda regla. Tú mantienes tu buena posición social, tu trabajo, tu sueldazo y a cambio solo te toca el papel de dulce maridito. Te has vendido muy barato ¿No? Y te da igual si a cambio tienes que vivir una mentira y dejar que los que fueran tus amigos se pudran. Le has vendido el alma al diablo y todo porque no te muevan de tu cómoda poltrona…Que fuerte ¿No? Apesta. -Te empeñas en negar la realidad, en creer que existe la justicia cósmica y que todo va a cambiar a mejor como en un golpe de magia supermaravillosoalucinante. Pues te equivocas, y esa equivocación te puede costar muy cara. El optimismo se ha vuelto mortal. nike cortez bambini – Menudos dramas… Me apretó la muñeca. – Esto no es ninguna broma, Ernesto. Van a por nosotros y lo sé con certeza, he visto las pruebas… Nike Air Max 2017 Dames zwart -¿Pruebas de qué? ¿A qué te refieres? – No puedo decir más, sólo créeme de una puñetera vez ¿No te das cuenta de que no gano nada contándote esto? De hecho me la estoy jugando. Pero pensé que había sido tan cerda al negarte el saludo que debía arreglarlo de algún modo… – Cuidado con los femeninossss… Te puede costar caro si se te escapa ahí dentro delante de la gente. Y sí, has sido una cerda. – Je…Cuídate…¿Vale? Siento lo de antes…Te diría hasta la próxima pero no sé si habrá próxima. Date por besado.

    7 comentarios para “3. TONI”

    • Meg:

      Me da miedo esta historia. Mucho miedo.

      Un apunte que tiene que ver con la trama/historia: un militante de Amanecer Dorado apuñaló ayer a un rapero de izquierdas en Grecia. Ese tipo de gente que defiende la “pureza” del país helénico va también contra los homosexuales.

      Lo dicho, me da miedo.

    • Supako:

      Joder la trama está ya bastante extendida y la historia me iiene enganchado, Muy buena aruquitectura narrativa; no demores tanto las entregas, haznos el favor.

    • indeseable:

      La trama se pone cada vez más interesante.

    • axo:

      Me gustaria que me incluyeses aunque sea de extra en el proximo capitulo donde salga con un bote de fly ó por el contrario con un lanzallamas e incharme a ostias con to Dios….se me pone los pelos del pubis de punta solo pensarlo…ufff

    • MJOSEOPE:

      No he podido parar de leer, que enganche, me está gustando mucho. Por cierto me ha encantado lo de “en la línea métrica de mi vida………” ¿de cuantos metros?.

      Por cierto, las portadas, son camisetas con números de jugador de algo? ¿Qué significa realmente? ¿lo sabremos al final?

      Que intrigante todo.

    • Supaki:

      Maravillooooooso corazón…!!!

    • Lo esá usted clavando, con la actitud del “no me han convencido de nada pero tienen razón en tal y cual”… me estoy espeluznando por momentos

    Deja un comentario