7.FERNANDO

219 Anteriormente en “PERDER LO GANADO”… CAPÍTULO 1:SANTI CAPÍTULO 2: ÁNGELA CAPÍTULO 3: TONI CAPÍTULO 4: MARISA CAPÍTULO 5: ROBE CAPÍTULO 6: LUIS Las estaciones, la climatología e incluso el paisaje, a veces se acomodan a tu estado emocional y todo concuerda en una armonía de colores y sentimientos. La tarde en que me despedí de Fernando era plomiza, con la brisa húmeda y helada regalándonos la cara y a veces tímidamente algún rayo de sol se escapaba por entre las nubes y nos llegaba a través de las ramas desnudas. Me propuso cenar en su casa pero le pedí por favor que saliéramos a la calle, que la sensación de vivir una vida enclaustrada me estaba asfixiando, que necesitaba ir a un restaurante sin miedo a nada, que tampoco íbamos a llevar peinetas y tacones, no había porque tener precauciones excesivas. En cualquier caso, sin darnos cuenta, habíamos adquirido costumbres que no puedo negar que hablaban de que ya nunca bajábamos la guardia, en una manera natural de estar alerta. Y todo a un ritmo tan rápido que apenas ocupaba unos meses; a veces es impresionante la capacidad de adaptación del ser humano. Y lo digo porque la mesa del restaurante era la más solitaria, al fondo, en penumbra, a una distancia prudencial del resto, y eso que habíamos llegado a una hora tan temprana que el restaurante se hallaba vacío. adidas zx flux męskie La conversación estuvo hecha de susurros, yo sin parar de preguntarle nimiedades todo el rato, sin darme cuenta de que por mucho que habláramos, esa conversación se acabaría en algún momento y yo no lo vería más, con todo el sentido y la gravedad que esa frase tiene. adidas y3 hombre – ¿Y qué harás allí cuando llegues? – Uff…Aún no lo sé…Tengo que verlo con mis primos, a ver qué opciones laborales hay, pero aceptaré cualquier cosa que no sea un trabajo físico…Mi alcurnia no me lo permitiría – Osea, que te vas para poder chupar pollas con guantes. – Jajaja…Con eso no me importaría mancharme. Ahora en serio; ha sido todo tan rápido que ni he tenido tiempo. Soy consciente de que aspirar a trabajar allí de enfermero los próximos dos años va a ser complicado. Sin haber mandado curriculums y sin haber visto nada previamente, pero tampoco me voy a quejar, mi situación es privilegiada al lado de muchísima gente. Tengo la doble nacionalidad, un sitio donde alojarme y media familia desparramada por allí y encima es de los pocos países que quedan en el mundo donde aún nos respetan y no nos machacan con leyes nazis. Me muero por respirar el aire fresco de otro país y que no huela a podredumbre.

  • Yeezy 350 Boost
  • – Siento lo del hospital… – Uy, yo no. Estaba deseando mandarlos a todos a la putísima mierda. Me han tenido casi ocho meses en la reserva con la excusa de la dichosa nueva cepa del virus. Que se lo crea la gente de la calle de este país, pues vale, pero… ¿Mis compañeros? ¿Le gente con estudios sanitarios? ¡¡Es gente que lleva trabajando años, que tuvieron que aprobar todos los exámenes de la carrera!! Y además, tomamos millones de precauciones… ¿Qué más dará que yo sea o no sea marica? El colmo es que no me llamado nadie, Ernesto, en todos estos meses no me ha llamado ni Dios para preguntarme qué tal estaba ¿Te lo puedes creer? – Es una excusa para desplegar sus miserias y su odio. -A mí me lo vas a contar; a esta sociedad putrefacta le hemos venido genial como desahogo. Cuando ayer me avisaron del despido sin una indemnización y después de tanto tiempo sin noticias y sin sueldo, lo tuve clarísimo. Aproveché que hoy tenía que pasar a recoger mis cosas y no veas cómo me he vengado, jejeje… – ¡¡Esa cara malvada que pones me da mucho miedo!! – Después de la llamada por la mañana, fui al supermercado y compré comida como si se acabara el mundo; he estado casi veinticuatro horas comiendo, no sé si hoy podré tomar bocado, jejeje. adidas bounce uomo – ¿Y eso? ¿Para qué? – Era todo con mucha fibra y con fundamento… – No te sigo. – Hombre, siendo enfermero, es fácil tener acceso a los mejores y más efectivos laxantes del mundo. – ¡No puede ser verdad! – ¿Qué no? No sabes cómo se han quedado toooodas las taquillas…¡¡Van a necesitar una patrulla entera para desinfectarlo!! Creo que no he cagado más a gusto en mi vida, jajajajaja – ¿¡No puede ser verdad!? Jajajaja – Pero no sólo eso; me sobraba laxante y en el comedor lo he usado a discreción, mis compis tienen armarios abarrotaos de comida, paquetes de café como si se acabara el mundo y muuuchas botellas de agua en el almacén…¡¡Van a tener una semana temática de la mierda!! Que digo semana…¡¡Van a estar meses cagando!! Jajajaja – Jajajaja. – Con mis jefes lo he tenido más difícil; me he visto obligado a mandarles un paquete a cada uno de sus domicilios, así lo disfrutará toda la familia, jajajaja. -Jajaja…¡¡Lloro de la risa!! ¡Y del asco! – Anda, vamos a brindar; la botella me va a costar un pastizal y no puede sobrarnos ni una gota. Lo que nos reímos. Nike Air Max 2017 damskie Nadie sabe lo que nos reímos. Las lágrimas se me saltaban de la risa, sí, pero también de pensar que era posible que no hubiera más posibilidad de que nos riéramos así, juntos, frente a frente. Los camareros desde la barra nos miraban turulatos y la comida se enfriaba en los platos. El vino nos calentó la boca. – ¿No te da miedo que te detengan o te pase algo cuando descubran el atentado mierdero? – Bah, me voy esta madrugada y ni siquiera saben mi dirección, hace meses que dejé el piso y vivo con mi hermana. No se lo he dicho a nadie. Adidas – Es un plan siniestro jajaja – Cambiemos de tema que no quiero acordarme ni una mierda, nunca mejor dicho, de mis entrañables compañeros de trabajo: te he traído un detallito… Solde adidas zx flux – ¿Si? ¿En serio? Sacó un paquete plano, envuelto en papel de regalo. asics gel quantum 360 damskie Mientras yo rompía el envoltorio, Fernando seguía hablando: – Lo conseguí hace un par de años; esperaba una grandísima ocasión para regalartelo, tipo tu boda, tu cincuenta cumpleaños, un ascenso o algo así porque sé lo que significaría este regalo… – Ohhhh…¡¡Dios mío!! – ¿Ves? Sólo por verte la cara ha merecido la pena la espera. – ¡¡Es la edición especial del disco en directo de Site Mato!! ¡¡En vinilo!! Sólo se hicieron cincuenta copias…¡El vinilo es transparente! ¿Cómo lo conseguiste? En Ebay se paga una millonada. – Yo no soporto a esa mamarracha, pero como a ti te gusta… Under Armour Curry 3.0 – ¡ Me dejas muertaaaaa ! – Pues espera a que veas la dedicatoria dentro… – ¡¡ Esta firmada por Site!! ¡¡Y me lo dedica a mí!! ¿Cómo lo conseguiste? – Con mucho esfuerzo y moviendo muchos hilos. – ¡Ven aquí que te de un grandísimo abrazo! Intentando abarcar a Fernando, abrí los ojos casi de casualidad. Los camareros cuchicheaban y se reían de nosotros sin cortarse un pelo. Volvimos a las sillas. -¿Y tú, qué vas a hacer? Porque tienes que hacer algo, Ernesto, mira cómo está todo, mira cómo se están poniendo las cosas. – Algo veré. – Deja de hablar en futuro y ponte ya, me tienes muy preocupado; estas paralizado, inmovilizado, como en un campo de trigo esperando que pase la guadaña. – Algo de eso hay, no te lo negaré. Deja de preocuparte por mí y hablemos de cosas chulas, cosas que merezcan la pena, anda, que sólo nos queda una hora más. – ¿Te acuerdas de las pool partys en el Sunset? No hace ni tres años y parece qué ha pasado una eternidad. Las echo taaaanto de menos; nos lo pasábamos taaan bien todos los veranos. Nike Air Foamposite Donna Puedo pasar sin libertad, y casi sin sexo, pero sin chulazos en bañador al borde de la piscina con un mojito en la mano, eso sí que no. – Allí se conocieron Chus y Santi… – Es cierto. Pobre Santi, me da la impresión de que se le está yendo la cabeza. – No es tu impresión, es… así… ¡Pero hablemos de cosas buenas!! Brindemos otra vez, por las pollas que nos hemos comido, por cuando podíamos hacer cruising en medio del monte sin que nos cayera una condena de años… – Fuimos felices… ¿No? Quiero decir…Nos lo hemos pasado muy bien juntos y hemos aprovechado lo que hemos podido sin hacerle daño a nadie. No ha estado tan mal ¿No? – Fernando, hablas como si nos fuéramos a morir… – Bueno, seamos realistas; si algo tengo claro es que no volveré a este país ni aunque me aten…¡¡Ni loca!!! Nunca, nunca volveré a este país apestoso que tanto nos ha hecho sufrir y que tan mal nos ha tratado. Es ese momento, en esa pregunta, las horas, los días, el techo, la humanidad, el espacio, el tiempo, el restaurante, nuestro pasado y el que no sería nuestro futuro, todo eso, se me cayó encima. Fernando cambió de tercio. – Vamos a brindar también por los cuartos oscuros. Y por el montón de veces que nos pilló el amanecer bailando en la pista de la disco y quisimos quedarnos allí para siempre. nike air max thea uomo – ¡Y por la Sauna California y sus ladillas! ¡Y por el Andros y su barra pegajosa! – ¿Es necesario brindar por esos tugurios? . Sí; hay que brindar por todo lo que hemos perdido y nos han robado esos canallas… Da igual si era bueno o malo…Nos lo han robado y un día tendrán que pagar por ello. asics donna – ¡Pues vamos a necesitar toda la noche! Y no fue toda la noche, porque apenas quedaba menos de una hora, pero lo hubiera sido. Brindis, risas, desparrames. Nos fuimos justo en el momento en el que los camareros empezaban a mostrarnos esos poco sutiles rechazos a los que nos habíamos acostumbrado, como dejar la bandeja de la factura con desprecio y sin mirarnos. Que se jodan, dijo Fernando. Que se jodan, repetí yo. De paseo por la ciudad mientras lo acompañaba a su casa, tomamos los callejones más oscuros, las zonas más apartadas para así poder vivir tranquilos la despedida. Ninguno de los dos fuimos lo que se dice un amigo cariñoso, pero esa noche entrelazábamos un abrazo con otro, y aunque le había prometido no llorar, las lágrimas furtivas iban y venían caprichosas, ardientes, sin control. La sensación de soledad que esa noche me agarrotaba la garganta es una de las cosas más tristes que he sentido en la vida. – Cuida de Santi y si sabéis algo de Chus, por favor llámame sea la hora que sea, aunque nos separen ocho horas de diferencia horaria, jura que me llamarás. -No hace falta juramento, hombre; te llamaré…Seguro que lo encontramos y se encuentra bien, y en breve nos reiremos de todo esto. nike air max 2015 donna – Sí, seguro… Sobre todo cuida de Robe…Nunca le perdonaré que no haya querido venir. – Entiéndelo. Él tiene otra manera de manejar los sentimientos, es más de comérselos, de digerirlos dentro y sin testigos..¿Tú lo has visto despedirse alguna vez? Ni siquiera de un día para otro, siempre sale corriendo. Kanken Big Baratas Sabes que te quiere como el que más. – Es más terco que una mula, pero joder…¡¡Era mi última noche!! Debería haber hecho el esfuerzo. – Es mucho esfuerzo…No veas lo que me está costando a mí. – Cuida de que se no meta en líos con esa pandilla de maricas paramilitares que ha montado. Un días los pillarán y ver quién lo saca de la cárcel, si es que sobrevive. Te vuelvo a repetir que te estaré esperando; si en cualquier momento decides venir, ya nos apañaremos, buscaremos algo…

  • ADIDAS Yeezy Boost 350 V2
  • ¡Yo que sé! -¿Y qué haré cuando pasen mis tres meses de turista? ¿Vivir escondido para que no me detengan por inmigración ilegal? – Bueno, eso casi ya lo estás haciendo aquí… – Eso no es justo. Maglia Kobe Bryant No me escondo. De hecho, he sido yo quien te propuso cenar fuera… -No me refiero a ti en concreto, perdona, me he expresado mal. Mi alusión es a todos nosotros; sin darnos cuenta, nos hemos ido escondiendo cada vez más; ahora lo hacemos de manera subconsciente, pero hemos alcanzado una perfección en el mimetismo y el camuflaje que merecería un estudio, una tesis y hasta una enciclopedia. En vez de rebelarnos y luchar, nos hemos escondido como conejos en su madriguera. Y ojo que no me estoy excluyendo en la crítica, porque es posible que lo mío sea aún peor, que me escondo tan lejos que me voy a otro país, en el lado opuesto del mundo. Cuando llegue allí y no tenga que esconderme me voy a morir del gusto. Hogan Uomo Prezzi El cuerpo me pide pasar los primeros días en la calle, soltando pluma y diciendo mariconadas a voz en grito. Tocaré el culo de los chulos y me sobaré en el metro. Y Dios pongo por testigo que siempre, siempre, siempre, hablaré en femenino. – Menuda embajadoraaaa vas a ser. – Como que te crees que le voy a contar a alguien que soy de este país. Canotta Memphis Grizzlies Empiezo de nuevo, Ernesto, no quiero tener nada que ver con esta pseudodictadura fascista nunca más, sólo con vosotros; lo demás me importa un carajo. Y no creo en Dios, pero rezaré todas las noches porque a este país se lo trague el mar y no quede ni un grano de arena. – ¡¡Nooo, que no se nadar!! – Lo que estoy pensando es que a ver cómo nos mantenemos en contacto. No quiero que os metáis en un lío si habláis conmigo y tocamos temas peliagudos, porque estos hijoputas son tan fanáticos que han sido capaces de gastarse todo el presupuesto anual en pinchazos a teléfonos o internet…La verdad es que no he pensado en nada, y deberíamos pensar ya en algún código, en algún método antes de que me vaya, porque claro, a ver cómo nos lo decimos luego si nos hemos comido una polla de veinte centímetros… ¿Tú has pensado en algo? – ¿¡Qué voy a pensar si hace dos días que sé que te vas del país!? – Me veo escribiendo versos gongorinos llenos de metáforas para que estos palurdos no entiendan nada. – Jajajaja…Al final van a conseguir que nos culturicemos por cojones. Fernando hizo un parón en nuestro paseo etílico, casi llegando a cada de su hermana. Nike Air Max 90 Homme Se puso frente a mí para decirme: -No te imaginas lo que me alegra que sea tu cara sonriente la última que me lleve de aquí. Y nos abrazamos. Nos abrazamos tanto que podíamos haber parado el mundo. Nos abrazamos tanto que me hizo daño. Nos abrazamos durante tanto tiempo y sin poder evitarlo, fueron tantas las lágrimas que el hombro de su camiseta quedó empapado. Me separó un poco de él y preguntó: – No has contestado a mi pregunta… ¿Estuvo bien? -¿El qué? -El ser mi amigo.

    7 comentarios para “7.FERNANDO”

    • Celia:

      Sin palabras… Felicidades!!

    • SUPAKI:

      Estoy emocionado, pedazo capitulo!!!! Agradezco el toque de humor, me meaba con la venganza!!!, que me remueve mucho por dentro y me se me ponen los pelos de punta en cada capitulo. Un besazo.

    • Chef:

      ¡Distopiaa! ¿Distopia?

    • axo:

      No puedo dejar de reir con lo de la Shit-party!!…q bueno…..aunque en el contexto general me ha dejado un sabor agridulce…espero que todo esto acabe bien…esperemos…

    • El Escriba:

      Capítulo devorado sin pestañear.

    • Supako:

      qué bonicooooooooo, qué ternura nene, cómo me gusta joderrrrrrrrrrrrrr. Me encantó el Fernando, quiero saber más de él.

    • indeseable:

      Espero que esta historia de terror no se haga nunca realidad, como está pasando ya en tantas partes del mundo, incluso en países supuestamente civilizados… Lo cierto es que da miedo de verdad, sobre todo porque no es ninguna fantasía paranoica sino algo perfectamente posible.

    Deja un comentario